viernes, 11 de octubre de 2019

Críticas 2019: Enzyme, Priors, Straightjacket Nation


Vamos hoy con tres 12”s de tres grupos de Melbourne, curiosamente los tres editados por LVEUM. Parte de una escena de HC bastante incestuosa, como podréis ver.





Enzyme: “Howling Mind” (LP, La Vida es Un Mus)

Primer LP de esta ruidosa banda de Melbourne, que cuenta en su haber además con una demo y cuatro 7”s: todo ello editado entre 2016 y hoy.
Para que te hagas una idea sus discos anteriores han salido en sellos como Crust War, Voz Populi y Hardcore Victim. De hecho, los dos capos de HC Victim tocan en la banda.
Y entre todos los miembros han tocado o tocan en un buen puñado de grupos: Nuclear Sex Adict, Krömosom, Bloody Hammer, Pisschrïst,Masses, Unknow to God…

El LP tiene 10 temas abrasivos de HC, 10 mazazos primitivos, que abundan en el Crust y que no hacen ascos al Noise. Salvajada pues orientada a reventar oídos.

Eso sí, no te imagines el típico grupo tan caótico que se pierde en una pelota de ruido ni al clásico grupo de Noise experimental que se va por las ramas. Enzime se muestran contundentes y coherentes en todo momento, sobre todo gracias al bajo que con ese sonido de muelle super tenso capitanea todo el disco demostrando que, a pesar del ruido, hay canciones y estructuras relativamente clásicas.
Bueno, para ser sinceros la batería y la voz (perruna pero con los suficientes agudos para no perderse en esa guturalidad teatral tan ridícula) también se muestran bastante obedientes. Vamos que es la guitarra la que se dedica a meter ruido blanco (y negro) con una distorsión de esas en las que da un poco igual qué notas toques, jeje.

Se incluye un libreto (fotocopiado en formato A4) con las letras (que siempre se agradece) escupidas entre los típicos collages estos en blanco y negro que pese a estar más vistos que el tebeo siempre entretienen un ratín.

Vigorizante es poco decir.
Mgrtn.






Priors: “S/T” (12”, La Vida es Un Mus)


Seguimos en Melbourne, como he prometido, con la banda en la que se ha transformado Prag, que salieron en 2013 y publicaron un demo y un 7” (LVEUM / No Patiente). Priors, con solo este 12” hasta la fecha,  tiene en sus filas gente (además de Prag) de bandas como Helta Skelta, Nerve, Correct Line, Negative reinforcement, Sistema en Decadencia, Nervous Trend…

Practican un HC ruidoso bastante asesino y bastante 80’s. Al que yo le quitaría algún que otro punteo (duran poco por suerte), pero que en líneas generales está de puta madre.

El sonido es algo pobre, aunque creo que es premeditado para tratar de sonar 80’s, reproduciendo incluso los defectos de determinadas grabaciones. De hecho me parece un poco ejercicio de estilo. También puedes llamarlo “pasión por todo aquello”, me vale.

A mí me recuerda mucho a aquel sonido ochentero que tenían los flexis japonés de ABK de mediados de los 80. Sonido muy amortiguado (como sonando en un radiocasete bajo un montón de ropa mojada) que pierde en contundencia pero que le da ese encanto vintage. Sumado a esa voz desquiciada tan exagerada y tan a la japonesa. Incluso hasta esos punteillos de heavy metal que tan poco me gustan, están aquí presntes.
Vamos que si los meten de bonus track del Neo Punk Disordery te lo tragas.
Sin llegar a sonar exactamente a ninguno de ellos hay elementos de grupos como Abudarako, Glycerin o Kikeiji, por citar así tres de lo más exagerados.

Muy bueno.
Mgrtn.





Straightjacket Nation: “S/T” (12”, La Vida es Un Mus)


Un poco tarde llegamos a este disco que salió en 2017, pero es que es imposible que no se te pase algo y más de LVEUM que sacan su buen puñadito de discos al año y la mayoría de compra obligatoria. Vamos que también hay que comprar de vez en cuando a otros sellos, ¿no?, jeje.
Entre eso y que lo he estado aguantado para criticarlo un tiempo, pues… Aún así, se trata la última referencia que han editado estos australianos, o sea que si es “lo último” tan retrasados no estamos, ¿verdad?

Tras una carrera bastante nutritiva que empezó con un 7” en 2004 y después de un puñadito mas de singles, casetes, CD-Rs, un LP (2008) y otro 12” anterior, tenemos aquí este pelotazo de 8 canciones que pasa en un suspiro. Sus miembros, cómo no (parece que hoy nadie toca en un solo grupo) están en mil bandas (muchas coincidentes también con miembros de Enzyme): Total Control, UV Race, Sucio Poder, Bloody Hammwer, Terry, Contour, The Execution, Pisschrïst…

Puro HC dañino e infeccioso que rezuma enfermedad por los cuatro costados. Solo dos canciones pasan de los dos minutos y todas ellas rectan como un virus viscoso dentro una jeringuilla que una vez que te la pinchas (obsérvese la  preciosa figura literaria que hago con la aguja del tocadiscos) contamina toda la sangre de tus venas con ese fluido oscuro.

Alternan temas más rápidos y de apenas 1 minuto con otros más densos pero igual de peligrosos. Batería machacona y machacante y esa forma de cantar entrecortada y desquiciada a lo Gauze se pegan con un bajo y una guitarra que no necesitan abusar de distorsiones espantosas ni de excesivos virtuosismos para estar a la altura.

P.D.
Sí, si te fijas hay un logo (SJ) con una tinta un poco más negra que la del fondo en la portada.

Brillante.
Mgrtn.

martes, 10 de septiembre de 2019

Críticas 218: Maze, Nicfit, Raw Peace







Maze: “S/T” (12”, Lumpy Records)

Golosina deliciosa la de estos japoneses que se estrenan con este 12” y el 7” que comento más abajo, ambos de este mismo año. También tienen una casete de su gira 2019.

Post Punk terriblemente naif a lo Kleenex/Lilliput que recuerda un poco, por su infantilismo, por sus altos niveles de azúcar y por la voz/acento al cantar en inglés de la chica, a sus compatriotas Shonen Knife, pero que definitivamente en la parte instrumental tiran más hacia la “experimentación”.  Más cerca, por tanto, de bandas de los 80 como Bob o de grupos actuales como BB Eye por ese aroma a juguetes reforzado por la voz de niña.

Aunque ojo, no te creas que se trata solo de un berrinche sin profundidad: el disco va ganando en sensibilidad según va avanzando. Vamos, que como buena golosina nipona, además de dulce y deliciosa tiene texturas sorprendentes en el paladar.

Muy emparejables también en un concierto con bandas femeninas actuales de la escena centroeuropea como Maraudeur, Staches, Massicot o Decibelles. Por aquello de que predomina en su música la imaginación y un sonido “bonito” bastante ligero y quebradizo. Un poco como sujetar extrañas pajaritas de papel en el vacío con hilos de colores.

6 canciones para escuchar tranquilo en casa que, a pesar de su simplicidad e infantilismo, tienen mucha miga y se tiñen también de tonos melancólicos más adultos (lo que adelanté antes sobre su sensibilidad y profundidad). Sin llegar por supuesto al rollo más depresivo de The Organ, pero capaces en algunos temas de hacer llorar también a Julia de Verano Azul en un día de lluvia, jeje.

Mola.
Mgrtn.





Maze / Nicfit: “S/T” (7”, Episode Sounds)

Creo que no me equivoco si digo que este 7” salió antes que el 12” arriba comentado. Aquí Maze se muestran bastante más gamberros y más Punk que en formato grande. El rollito melancólico del 12” apenas se nota un poco en el tinte de la voz y tiran más hacia el cafrismo y la locura. Eso sí, sin perder nunca ese toque naif y esa aura de infantilismo.

Vamos que se podría decir que estas dos canciones encajan mejor en el catálogo de Lumpy Records que el 12” con la etiqueta del sello. Temas más acelerados, más cortos, más sucios y más punkies. De primeras entran mejor, pero es cierto que carecen de la profundidad que tienen en su disco en solitario. A mí personalmente la profundidad me la pela un poco, aunque desde luego si existe, bienvenida sea. Así que no sabría con canciones del grupo quedarme.

Nicfit también son japoneses y la banda lleva ya 10 añitos en activo. Aunque, a pesar de su dilatada carrera no han sido muy productivos en estudio ya que solo poseen una maqueta inicial, un 7” en solitario y un par de splits (también en 7”) incluyendo este que comentamos.

Está claro el motivo por el que ambas bandas comparten vinilo, que no se reduce a ser japoneses simplemente. Nicfit practican también un Post Punk que cabalga a lomos del gamberrismo Punk por un lado y de lo artie-raruno por el otro. Además canta una chica en ambos grupos que, quieres que no, las voces femeninas a veces matizan mucho un estilo.

El sonido es un poco más incómodo (que conste que siempre uso el adjetivo como algo positivo cuando se habla de Punk y derivados), algo afónico y rasposo que, si bien no impacta tanto de primeras como el de sus compañeros de 7”, de segundas y terceras resulta bastante más motivador e interesante. Juraría que usen una afinación algo irregular incluso.

Dos canciones que saben a poco pero que dejan claras sus intenciones. Canciones que sacrifican colorido y, en cierta medida, algo de inmediatez (sin dejar de ser inmediatos, eso sí), para darte el estacazo por detrás. Es como cuando comes algo supuestamente picante y dices: “no pica”, y al rato gritas: “su puta madre, sí que pica, sí”.

Me gustan bastante ambas caras. Vamos que no me arrepiento para nada de habérmelo pillado, ya que tenía en la mano también el 12” de Maze y llegué a pensar en dejar el 7” porque estaba muy caro, la verdad.
Mgrtn.





Raw Peace: “Total Death” (LP, Hypertension Records)

LP de debut de esta banda belga de Hard Core que salió el año pasado tan solo precedido por una casete de 2017.

Lo cierto es que me pillé el disco un poco por casualidad. Hice un pedido a Hypertension para pillarme el último de mis adorados Cocaine Piss y, como los gastos de envío eran elevados para un solo disco, aproveché para pillarme algo más del catálogo del sello (bastante extenso, por cierto, y en el que hay que explorar un poco porque tiene cosas interesantes).

El disco está bastante bien, obviando el rollito este que me da mucho por culo de “peace” y de que los grupos Punk más politizados de ahora usen el dichoso simbolito jipi de marras (sin ir más lejos el acojonante LP de Nosferatu que comentaba en hace dos entradas).
A ver, entiendo que es una movida estética heredada del AnarcoPunk inglés de los primeros 80 que, igual que influye mucho musicalmente en cantidad de bandas de ahora, lo hace también ideológica y estéticamente.
Y no es que yo no sea pacifista (sería un hijo puta si no lo fuese), es que me parece que precisamente el Punk surgió, entre otras cosas, como antítesis del rollo jipi.
Además creo que en pleno 2019 seguimos sin superar el concepto estético del siglo pasado, cuando precisamente el Punk se supone que es algo que rechaza los putos uniformes y los convencionalismo. Y el poner el simbolito este en todas partes es, además de una moda, un acto casi institucional.
Vamos que me parece bastante más Punk a día de hoy el rollo Egg que el caduco Chain, jeje. Pero bueno, que me disperso mucho. Volvamos al disco.

Como decía es un disco bastante bueno de Hard Core veloz y rabioso que perfectamente podría encajar en el catálogo actual de LVEUM que tantas alegrías nos da últimamente.
D-Beat a tumba abierta, sin demasiadas concesiones, escupiendo rabia en cada surco y con un sonido ruidoso, pero sin llegar a ser la puta bola de ruido que en los últimos tiempos parece tendencia en algunos sectores. Sin privarse, eso sí (que para eso estamos acabando la segunda década del siglo XXI y tenemos una perspectiva privilegiada de todo el conjunto con tan solo echar la vista atrás), de picar del HC japonés 80’s más bestia y sin hacer ascos al Crust escandinavo clásico. 
Vamos que no renuncian a nada. Eso de "¿a quién quieres más? ¿a papá o a mamá?", aquí no vale. Aquí quieren a papá a mamá y al tío y a la tía. Eso sí, dotando al disco de coherencia e uniformidad, que tampoco es tan difícil en estilos prácticamente hermanos.

Nada nuevo, pues, pero un artefacto certero y violento. 
Funciona.
Mgrtn.

jueves, 29 de agosto de 2019

Críticas 217: Brandy, Know-So, Violence Creeps


Vamos hoy con tres recientes caramelitos de Total Punk en forma de 7”s, todos con su portada hecha a mano con tampón y tinta roja, sello de la casa.





Brandy: “Clown pain” (7”, Total Punk)

Tras su LP de debut el año pasado para Monofonus Press, este trío neoyorquino de “Post Punk” lanza este año este 7” para la etiqueta de Florida.

Practican un Punk levemente experimental que se basa en riffs algo pesados para mi gusto y en la repetición de los mismos hasta el infinito. La canción de la cara A, la que da título al disco no me dice demasiado. La de la cara B, Rent Quest, me gusta bastante más.

Un producto excesivamente denso envuelto en una niebla fuzz que hace que el ambiente sea totalmente irrespirable. Y eso no me parece mal, de hecho me gusta el resultado obtenido; lo que me mata un poco es el toque setentero de la guitarra.
Aún así no es el típico producto de Total Punk que me parece del todo horrible (no siempre aciertan para mi gusto), pero desde luego tampoco está entre mis favoritos.

Mgrtn.





Know-So: “Like a buzz” (7”, Total Punk)

Esta banda de Ohio es bastante más Post Punk para mi gusto que, los arriba comentados, Brandy, con canciones desmadejadas y desestructuradas. Además poseen una frescura muy vitalista.

Tras un casete (2015) y un 12” (2017) vuelven a la carga este año con este 7” para Total Punk en donde nos ofrecen dos canciones saltarinas y coloridas pero que a la vez se mantienen contenidas dentro de un marco  que impide que la locura se apodere del contenido.

Minimalismo matemático, una voz bastante chula e inevitables referencias que nos traen recuerdos de Devo (esta vez sí, no como la mayoría de las comparaciones que la gente suele hacer con ellos en cuanto escuchan un grupo un poco robótico y raro).
Además, ese toque socarrón algo mongolo les emparenta con bastante bandas actuales de este rollo, tipo BB Eye, pero sobre todo con Perverts Again, a los que me recuerdan un huevo. Y tanto, jajaja, acabo de ver en la web del sello que son miembros de Cruelster y Perverts Again, jeje.

Bastante interesante y recomendable.

Mgrtn.





Violence Creeps: “Nephew Melting” (7”, Total Punk)

Llevaba tiempo intentando conseguir algo de estos fulanos pero realmente ya no recordaba a qué sonaban. Como la mayoría de los grupos que tengo en la Wishlist, les apuntas un día porque escuchas algo que te mola y al final hay tantos y tantos que ni te acuerdas de qué va cada uno. Bueno, la cosa es que al ver en la tienda (Nat Records, Tokyo) otra pieza de Total Punk (con estas portadas tan reconocibles no hace falta ni darle la vuelta) e identificar el nombre del grupo, ya sabéis ¿no?...

La banda de Oakland, proyecto paralelo de gente que está en mil grupos a la vez, lleva dando por culo desde el 2014 y tras un par de casetes, otro par de LPs y un buen puñado de singles, llegamos a este, su último trabajo hasta la fecha. Se trata de su segundo 7” para Total Punk y salió el año pasado.

Instrumentalmente son muy similares a los arriba comentados Know-So, con ese Post Punk desestructurado punzante pero sin abandonarse por completo a marcianadas de otra galaxia. Canciones cálidas pero en nevera, enfriadas con esa frialdad que dan las matemáticas siempre.

Eso sí, la voz es completamente diferente y bastante más cálida. Canta una chica con bastante buen criterio y facultades. Aporta el toque Punk más clásico (muy KBD, aunque en un tono más grave de lo habitual) al conjunto y contribuye a no “enmarcianar” todo demasiado, al menos en la cara A. Porque en la cara B se deja arrastrar un poco por el resto de la banda y se vuelve algo más fría y robótica.

Gran 7”.

Mgrtn.


jueves, 22 de agosto de 2019

Críticas 216: Nosferatu, BB and the Blips, Aborted Tortoise


Antes de empezar con las críticas de hoy me gustaría hacer una pequeña reflexión sobre internet y las recomendaciones que te hace la gente por aquí. Y es que, una vez en la tienda de discos, en la vorágine que supone empezar a pasar cientos de discos en las cubetas, es muy fácil pasar por alto un grupo que no conoces o una portada que no te suena o que no te llama especialmente la atención. Y es que sin haber visto antes en Facebook, Instagram o Discogs los discos que hoy me ocupan es posible que ni me los hubiese pillado (al menos no ese día).

Y es cierto que cada vez que me recomiendan algo suelo decir eso de “estoy saturado, tengo más de 50 discos nuevos por escuchar, no me crees más putas necesidades”, pero es cierto que sin estas recomendaciones (directas o indirectas) que hace la gente se me escaparían cantidad de discos. Es imposible estar al día en todo y no soy yo de los que se dedican a ir yendo grupo tras grupo o sello tras sello buscando novedades en la red.

Así que, desde aquí le doy las gracias a todas las personas que recomiendan cosas en sus muros de Facebook o me escriben directamente para decirme “esto te va a encantar”. Me basta un clic y una escucha (20 segundos como mucho) para apuntarlos en mi Wishlist o decirles “vaya puta mierda, no vuelvas a o molestarme con mierdas heavies”.

Y cuando hablo de recomendaciones me refiero a las desinteresadas, a título personal, y a las “interesadas” de una tienda o de un sello, vendiendo su producto. Lógicamente son posts que me llegan también y que suelo chequear a ver a qué suena eso.

Las ventajas de internet.





Aborted Tortoise: “Do not resucitate” (7”, elevised Suicide Records)

Lo de estos australianos tiene gracia. Estaba en el hotel preparándome para salir hacia Base Records (Tokyo) y justo leo en el muro de Tremendo Garaje un post poniéndoles por las nubes. Lo escucho, me mola y lo apunto en mi lista. Pocas horas después, justo cuando ya estaba mirando los últimos singles de la tienda, me encuentro con la portada de este 7”, la que acababa de ver en su Bandcamp. Y claro, ¡para la saca!

Se trata de la tercera referencia de esta banda de Perth. Antes sacaron un 12” en 2015 y un LP en 2017. Contiene 4 temas de frenético Punk / Post Punk muy locatis, con ese tipo de voz aguda, pasota y me imagino que desagradable para muchos, pero una delicia para mis oídos.

Podría emparentarlos sin ningún tipo de rubor con bandas de hace ya 20 años como Le Shok o Yummy Fur. Ya sabes, canciones muy cortas con ese tipo de sonido fresco, irritante y descarado. Aunque definitivamente son bastante más simples y en ocasiones mucho más previsibles. No poseen el virtuosismo de Yummy Fur, eso está claro, pero entran a la primera y muy directos. Muy del rollito de Monitors (los de Wisconsin del 2005) en este sentido.
También podría emparentarlos con los temas más esquizos de Ausmuteants, por aquello de que todo quede en casa, en su casa. Y ya puesto, por seguir en el país de los canguros también recuerdan bastante a los primeros Tactics, sobre todo por esa voz semiafónica y aguda.

El último tema igual es un poco coñazo, así en una vena más pesada y lenta; pero los tres anteriores lo compensan de sobra.
Gran single.

Mgrtn.





BB and the Blips: “Shame Job” (LP, Thrilling Living)

Otros australianos. Pura magia. Magia pura. Sin duda uno de los discos del momento.

Pero primero la historia de cómo conocí este disco, que es el hilo conductor de estas tres críticas. Pues iba a La Negra a recoger un disco que les había encargado (recomendación de un amigo también, esta vez por Wasap) y en Facebook veo, justo antes de salir de casa, un post de la tienda en donde hablan de este disco. Lo escucho y pienso: “coño, pues me lo pillaré también”. Dicho y hecho.

En 2018 estos fulanos de Sydney sacaron una casete y también su LP de debut (este). ¿Para qué andarse con tonterías? Bueno, pues resulta que en el grupo tenemos de cantante nada menos que a Bryony de Good Throb (uno de mis grupos favoritos de esta década). Se debe de haber ido a vivir a Australia… Y está visto que no ha perdido el buen criterio que tenía en Londres.

El texto promocional del sello los compara con Crass (no acabo de verlo) y con Tactics (lo veo y me flipan, por cierto). Es cierto que tienen ese toque raruno y algo caótico que tenían Tactics, aunque creo que la comparación queda mejor si la hacemos (como he hecho) con los arriba comentados Aborted Tortoise.

Los Blips tienen ese deje Post Punk que huye del clasicismo y lo standard, pero no llega a ser algo tan desmadejado, irreverente y dañino como lo es en Good Throb. Además la voz, aunque sea muy muy buena y acertadamente Punk se empeña en demostrar sus dotes de canto (excelentes, por cierto) en lugar de mostrarnos una cara más desagradable como hacen Good Throb o Frau. Tienen una vena definitivamente más “pop”, más amable. Pero, eso sí, igual de eficaz y directa con la ventaja de que los temas son más pegadizos y entran mejor a la primera.

Podría hacer referencia a todo el rollito Riot Grrrls de los 90 que es de donde salen todos estas bandas, del deje en la voz a Kathleen Hanna a veces, pero por ahorraros la chapa prefiero comprarlas con bandas actuales de la misma cuerda como GirlSperm o Warm Bodies. Definitivamente Bryony juega en la liga de Olivia Gibb, aunque es cierto que de un modo algo más dulce, pero también con un registro más amplio y más apto para un público más extenso.

Disco que es a la vez “bonito” y suena Punk. Disco que no te cansas de oír. Pedazo de disco. Pedazo de voz.

Mgrtn.





Nosferatu: “Solution A” (LP, La Vida es Un Mus)

A estos no los conoc porque me gustaba la portadalo pillentido. os compensan en casa, en su casa.
ara muchos pero una delicdades en la red.
í por ninguna recomendación, simplemente vi un 7” suyo en una tienda de discos y me lo pillé porque me gustaba la portada y tras comprobar que llevaba la etiqueta de Lumpy por detrás ni me lo pensé, claro. Pero gracias a que vi la portada de este LP en el Instagram de LVEUM no me lo pasé en las cubetas de Base Records. No viene el nombre de la banda en la portada y a mí eso del símbolo este jipi de la paz es algo que siempre me ha dado alergia, por mucho que se dediquen a reivindicarlo algunos “punks” ahora imitando a aquellas bandas de los 80 que bla bla bla… A ver, tío o eres punk o eres jipi, decide, jeje.

Esta banda de Austin empezó en el 2016 y lleva sacadas un buen puñado de casetes, una de las cuales (2016) se convirtió en el 7” que os he comentado antes que me pillé hace unos años. Ahora, este año, LVEUM acaba de sacar su primer LP, este que comento y, atentos, porque Neck Chop Records recopila también en 12” todos o al menos gran parte de sus casetes.

Aquí tenemos una salvajada de las buenas, 14 temazos de menos de 1 minuto o 1 minuto escaso en su mayoría que pasan en un suspiro. Casi todas son canciones nuevas, pero una media docena ya parecían en casetes anteriores, aunque imagino que estas son nuevas grabaciones para la ocasión.

Cañonazos de puro Hard Core ochentero hiper ruidoso y vandn quitado, como u fiereza es comparable, aunque Nosferatu van todo el rato a calzocasi la mayorop Records recopila tambis ahora álico sin ningún tipo de concesiones y sin hacer prisioneros. En la promo se cita a Die Kreuzen o Siege y desde luego no seré yo quien lo ponga en duda. Eso sí, quitando un tema en el que van un poco menos a saco, piensa siempre en los temas más veloces y directos de aquellos y si puedes pisa un poco más el acelerador.

Puro ruido. Delicia absoluta.
Que putada que en su gira europea junto a Kaleidoscope no llegasen a España porque esta mierda en directo debe explotar cabezas.

Mgrtn.




Bueno, espero que estas recomendaciones, que ahora os hago yo, al igual que todas las que hago en este blog os sirvan para pillaros discos cojonudos, igual que a mí muchas veces me sirven las recomendaciones de otros.