sábado, 23 de junio de 2018

Críticas 192: Chain Cult, Genpop, Mörpheme



Chain Cult: "Demo 2018" (12", La Vida Es Un Mus)

Ya lo comentábamos hace poco, cada vez los 12" de LVEUM tienen menos canciones. En este caso el disco tiene solo 6. Creo que cabría en un 7" a 33RPM, pero claro, parece que mola la mitad y a 45RPM siempre tiene más fuerza la cosa. La putada, lo de siempre, que cuesta más, sobre todo en tiendas, que ponen directamente precio de LP, cuando se trata de un "MiniAlbum". En cualquier caso estamos ante un discazo excepcional, un "pepinazo" de esos que dicen los jóvenes. E igual no se trata tanto en ver a cuántos euros te sale cada canción, como la calidad de las mismas. Y, aunque sea algo completamente subjetivo, al menos para mí, estos seis temas tiene una calidad 5 estrellas.

Chain Cult son un trío de Atenas, que han visto publicada su primera demo (autopublicada en cassette) en un 12" por LVEUM. Lo que se dice llegar y besar el santo. Aunque ellos no son para nada unos novatos, al parecer los tres han tocado en infinidad de grupos antes: Gutter, Timetrack, Conspiracy of Denial, Dirty Wombs y un puñadito más de ellos. 

Practican un Post Punk de impecable ejecución, muy sólido y vigoroso, que huye de atmósferas etéreas para golpear directamente en el mentón. Vamos que perfectamente podríamos estar hablando de un disco de Punk con ciertas dosis de oscuridad si no fuese por los punteos claramente Post Punk que son los claros protagonistas. Tanto la contundente batería, como el importantísimo bajo, como la voz, grave, severa, afectada y eficiente, son también sobresalientes, creando un conjunto de canciones poderosas, sin fisuras, que convencerán tanto a punks como a skin heads como a siniestros, como a cualquiera que le guste la música con fuerza. 

Podríamos decir que son una especie de Crisis con un sonido un poco personal (aunque sin salirse del libro ya escrito, eso sí) y más actual. Y podrían compartir cartel con los mismos Crisis (ahora que han decidido arrastrar su cadáver durante cada vez más fechas europeas*) o con bandas modernas de la cuerda de Ex-Cult, por citar una banda con un nombre similar y que se mueve en unos parámetros musicales similares, aunque los Chain Cult no abusan de las distorsiones ruidosas y muestran canciones más limpias y nítidas.

Sobresaliente alto. Me ha encantado.

Mgrtn.

(* Si te apetece leer mis críticas del concierto de Crisis en Londres y otras madrileñas de Morbo, Rapture, Warm Bodies, Scaners..., puedes hacerlo en 1 Minuto de Gloria).






Genpop: "On the screen" (7", Lumpy Records)

Single de debut (2017) por la puerta grande, nada menos que en Lumpy. Incluye los tres temas que también salían en la cassette del mismo año y otros dos más.

Creo que el grupo es de Olympia y cuando canta la chica eso se nota, jeje. Suena muy Riot Grrrl la voz de ella, muy 90's, muy gritona, con esa afonía deliciosa propia de la época. Aunque el disco no va por ahí en absoluto. Eso solo sucede en un tema durante el estribillo. De hecho en la mayoría de los temas canta un tío y cuando vuelve a cantar ella adopta otro tono más oscuro.

Se trata de un disco bastante heterogéneo, que en ocasiones es Punk, en ocasiones es artie, en ocasiones PostPunk, a veces peca de naif e infantil, a veces se ponen serios y otras veces pisan el acelerador hasta la locura. Es como meter en un saquito a las Kleenex, Subtonix, The Ex, Wire (por citar la referencia del texto promocional), añades algunos mecanismos de relojes viejos y le das mucho martillazos hasta conseguir una papilla: para servirla a veces como batido, otras como puré de patatas junto a un filete y otras como base para pizza. 

Aún así, aunque cada canción suene a a una cosa, en líneas generales suena a Lumpy Records y se les puede emparentar con compañeros de sello como Janitor Scum o The Wad.

¿Te has enterado? Yo tampoco. Pero mola. 

Mgrtn.





Mörpheme: "DIscography" (LP, AgiPunk)

También en 1 Minuto de Gloria publicaré en algún momento mi crítica del brillantísimo concierto de los Mörpheme en Madrid, que en 15 minutos consiguieron dejarnos a todos muertos. 

Había visto en discogs que había una cassette que recopilaba toda la discografía de la banda y al llegar al concierto observé con alegría que existe también este LP que aún no está listado en nuestra web de referencia.

Se trata de 27 temas, la mayoría de ellos fechados entre 2008 y 2009 y un par de ellos en el 2011 y 2015. Temas en recopilatorios, demos y sus dos EPs (el segundo compartido con D-Clone) se supone que es todo lo que tienen hasta el momento. Y, según parece, no están muy compositores desde hace unos años. 

Se trata de un cuarteto del área de san Francisco que practican un Hard Core super bestia y veloz, en un estilo muy japonés. Ya sabéis, llevado todo al extremo, rozando casi la caricatura y con ese estilo propio que crearon en la década de los 80 alrededor del sello ADK y similares. Todo cobra sentido cuando descubres que dos de sus miembros son japoneses. 

Hay quien habla de D-Beat, otros de Crust Core y por ahí van los tiros, pero yo creo que lo que mejor les define es Noise. Son una puta máquina de hacer puto ruido, con una batería asesina, unas distorsiones brutales y una garganta al borde de la quinta operación nódulos. 

Ideales para joder a tus vecinos hasta echarles del edificio.

Mgrtn.






jueves, 7 de junio de 2018

Críticas 191: Kleenex/Lilliput, Sial, Tendido Cero




Kleenex / Liliput : “First songs” (2xLP, Kill Rock Star, Water Music, Mississippi Records)

Vale, este disco es de 2016, pero es que no me lo pillé en su momento porque me parecía carísimo. Ya sabéis: doble LP, importación… Hace unos meses lo encontré barato en Londres (tampoco tanto) y por fin me lo he pillado y creo que merece la pena hacer una reseña, aunque no sea algo súper nuevo, porque sí, porque fueron una de las bandas más grandes del Punk y a menudo nunca son mencionadas, ni reconocida su importancia e influencia.

Quienes sí han reconocido su importancia han sido Kill Rock Stars por publicar en su sello esta recopilación y por haber publicado previamente el recopilatorio anterior (2001) en doble CD, bastante más completo al caber más material, y un CD /DVD con directos y videoclips de la banda en el 2010. Supongo que es algo que les debían, ya que Bikini Kill, su buque insignia, y gran parte de los grupos de su escudería han bebido directamente de esa fuente.  Y es que es más que patente la influencia que esta banda, junto a otras pioneras del Art Punk europeo como Slits o Raincoats, tuvieron en la escena de Olimpia de los primeros 90 que posteriormente se extendió por todo el país e Inglaterra creando el movimiento Riot Grrrl que aunaba Punk y feminismo, dando lugar a bandas del calibre de Bikini Kill, Huggy Bear, Bratmobile, Red Aunts, Slant 6, Raooul o Skinned Teen. Y, no cabe ninguna duda,  estos grupos también fueron parte del germen que hizo que estallase la última gran revolución que ha habido en el RNR: el grunge. No solo influyeron (tanto Kleenex como los nuevos grupos) a Kurt Cobain, si no que bandas como Babes in Toyland o Hole ocuparon papeles protagonista dentro de aquella escena íntimamente ligada con el Riot Grrrl en sus inicios.

Supongo que a estas alturas cualquier lector de mi blog conoce perfectamente quienes eran estas chicas de Zurich, porque me imagino que compartimos gustos musicales y por la cantidad de veces que las menciono en mis críticas. Para algún despistado explicar la anécdota de su nombre, que tras ser demandadas por la multinacional Kleenex por usar su nombre tuvieron que cambiar a Lilliput.

Su Punk naif  y minimalista con ese ramalazo de pop artie sorprende aún hoy por su creatividad y simpleza. Se pueden hacer cosas diferentes (o se podía en los 70, que ahora está casi todo inventado) sin tener que ser un músico profesional y sin tener ni idea de tocar. De hecho yo siempre he defendido que es así como surgen las mejores ideas. Ideas frescas, no viciadas. Usando de una forma creativa los escasos recursos y conocimientos es como surgen estas maravillas. Aunque no os vayáis a creer que se trataba de una banda que tocaba como el culo (que también las hay y también me flipan). Ellas, aunque un músico de conservatorio no reconozca sus temas como propiamente “canciones” y se atreva a hablar de infantilismo, lo que tocaban lo clavaban, sonaban bien y las voces (tanto la de Regula como la de Astrid, que la sustituyó) son muy notables, además de poseer ese deje tan personal que tantas veces ha sido imitado después por muchas cantantes de Punk  desde los 80 hasta nuestros días.

En este doble vinilo podemos descubrir que estas chicas fueron  algo más que las autoras del mítico Heidi’s Head. Vamos que no son un one hit wonder de esos que llaman. Podemos descubrir sus primeras grabaciones, que si bien están cortadas por el mismo patrón (es su estilo, qué esperabas) y pese a su simplicidad poseen una cantidad extraordinaria de pequeños matices y recursos sorprendentes.

Con Kleenex llegaron a grabar tres 7”. Dos en el 78 (aunque el segundo eran solo dos canciones ya incluidas en el primero que relanzó Rough Trade) y uno en el 79.  Todas las canciones, desordenadas, eso sí, están incluidas en el primer vinilo de este recopilatorio, más alguna que no llegó a salir en vinilo. Supongo que sacadas de una cassette del 79.

El segundo vinilo y dos surcos también de la cara B del primero son ya canciones de Lilliput. Están íntegros los dos singles de 1980 y algo de material extra previo a sus LPs (82 y 83) y a su último single (83). Aunque el estilo sigue siendo el mismo se notan cierta evolución por el cambio de vocalista y por incluir un saxofón. Las melodías vocales cada vez se torna más dulces y poperas y es patente que el grupo ha aprendido a tocar sus instrumentos mejor, pero siguen sin renunciar al minimalismo como bandera, pese a que en algún tema aislado se acercan un poco, de refilón, a estilos algo más complejos como el de Essential Logic.

En definitiva, un recopilatorio esencial de una de las bandas de culto del Punk que aunque nunca saldrá en los libros porque no fueron excesivamente importantes en la escena de los 70 son, en parte, responsables de que el Punk, el Post Punk, el Art Punk o como quieras llamarlo volviese a brillar con fuerza en los 90.

Mgrtn.



Sial: S/T (12", La Vida Es Un Mus)

Tremendo disco de 7 canciones que pasa en un suspiro, la verdad. 

Últimamente LVEUM cada vez saca más discos en 12" de estos tan cortitos que cabrían en un 7" (o casi). Aunque es cierto que a 45 RPM suena mejor y que un 12" viste más. Lo malo es que es más caro... Aunque es cierto que si lo pillas directamente en su catálogo es más barato que un LP al uso. Pero, claro, el precio final no se puede controlar fuera y muchos vendedores te lo acaban inflando a precio de LP. 
Lo cierto es que mola mogollón y merece la pena pillárselo.

Desde Singapur nos llega este grupo que tras sacar una demo en cassette en 2017, inmediatamente después son fichados por LVEUM para este brillantísimo 12" de debut.

Hardcore muy ruidoso, muy distorsionado, tremendamente arrollador y con mucho sentido del ritmo, lo que hace que el caos generado esté perfectamente controlado desde el minuto cero. Vamos que es un delicia escucharlo y no es el clásico disco caótico que pone todo patas arriba. Pese a que da igual qué notas toque la guitarra, ya que está tan distorsionada que se la podrían haber ahorrado por una batidora eléctrica pulverizando ladrillos (jeje). 

Y también es una delicia por la voz femenina, que grita de lo lindo, pero tiene un estilazo que no se puede aguantar. Además tiene una musicalidad especial ya que está cantado en malayo. Lógicamente no se entiende una mierda, pero no es un idioma que sea tampoco raro al oído en este estilo de música, acostumbrados al portugueses, japonés o finlandés...

En serio, una pasada. Disco muy muy grande.

Mgrtn.





Tendido Cero: “Que pague Puigdemont” (7”, Discos de Mierda, Mama Vynila, Sweet Grooves Records, Monasterio de Cultura)

Lejos de comentar un disco en el que participo, me limito a publicar la info promocional. Y aprovecho para deciros que el viernes 15 de junio lo presentamos en Madrid en Wharf 73 y que por seis euros que cuesta la entrada te ves a tres grupos y te llevas el disco gratis a casa.

Mgrtn.

“Que pague Puigdemont” es el segundo EP de Tendido Cero, un trío madrileño con miembros de Webelos, Muerte Mortal, Lukas, Grupo Sub-1, Las Cruces… Practican un Punk veloz sin aditivos ni colorantes, simple y al grano, sin virtuosismos de ningún tipo, ni punteos ni distorsiones de Heavy Metal. Pasión por el ruido y mucho sentido del humor se dan la mano en un producto “100% ibérico”.

Tendido Cero recuperan el espíritu provocador del Punk dentro de una escena plagada de jipis con riñoneras que se autodenominan punks y que están atados por la corrección política y la censura que se autoimponen ellos mismos. En una escena plagada de grupos muy pintones, con muchas tachuelitas en el chalequito, que cantan consignas veganas, animalistas y anarquistas, Tendido Cero llevan la contraria caricaturizando en sus letras al típico cuñado españolazo defensor a ultranza de las corridas de toros, la bandera, el himno, la selección y la unidad de España.

La reconquista de Gibraltar, las cañas, las tapas, la siesta, la tortilla de patatas, las películas de Pajares y Esteso, el carro de Manolo Escobar, el 12-1 frente a Malta… se dan cita en este EP anti independentista que parodia en su portada la ya clásica cubierta de L’odi Social colándose en el Metro de Barcelona al grito de “que pague Pujol”.

Se trata de una edición limitada a 200 copias con tres portadas diferentes. Portada 1 (125 copias), portada 2 (50 copias), portada 3 (25 copias).



martes, 29 de mayo de 2018

Críticas 190: Institute, No Trend, Sociedad de Mierda


-->



Institute: “Subordination” (LP, Sacred Bones)

Parece, que tras su debut en Deranged (2013), tras un breve paso por Katorga Works, Institute se encuentran cómodos en Sacred Bones, ya que esta es su cuarta referencia en el sello. Y parece también que el sello está contento con ellos. Igual los que no estamos tan contentos somos nosotros, porque la verdad es que casi todo el material de Sacred Bones es carísimo. Supongo que será cosa de la importación a Europa. Pero no me cuadra que otros sellos americanos tengan aquí precios bastante más bajos… En fin, que toca rascarse un poco el bolsillo para conseguir este disco. Y, sí, merece la pena.

Estamos hablando del segundo LP oficial de la banda, cuarto “álbum” si contamos las cassettes y también el cuarto vinilo que sale en 12”, contando sus EPs. Y se puede decir que la banda sigue sonando como al principio. Es posible que se hayan pulido aristas, que se haya mejorado el sonido y que se haya “crecido” a nivel banda, pero básicamente siguen practicando ese Hard Core Punk de corte incómodo que tan pronto repta por el suelo como te coge y te tira por los aires.

Me parece un disco muy bueno. No sé si mejor o peor que los anteriores, creo que sigue al mismo nivel. Puede que aquí haya canciones algo más redondas y a lo mejor un poco más “maduras”, pero vamos, una cal y otra de arena, así que más o menos se queda al mismo nivel que sus trabajos anteriores para mi gusto. Eso sí, la última canción igual me sobra un poco por ser algo más rock con algunos punteos horribles y que suenan demasiado clásicos para este tipo de disco que precisamente huye de eso. Qué manía tienen los putos guitarristas de joder las cosas muchas veces.

Como ya he dicho, es un disco muy suyo, que suena incómodo, sucio, contenido, rabioso y arrastrado. Es verdad que en algún momento, por aquello de buscarles alguna evolución, suenen un poco más redondeados, con menos esquinas, puede que más limpios, en lo que a la parte instrumental se refiere, pero en cuanto entra la voz, para mí la protagonista absoluta de este grupo, todo se vuelve a poner muy incómodo. Y es que la voz es un flipe. Me encanta como repta y se cuela por el oído.

Discazo de sobresaliente alto con canciones muy grandes. No te lo pierdas.

Mgrtn.




No Trend: “Too many humans …..” (LP, ???)

Coincidiendo con el disco que acaba de sacar Digital Regress titulado “You deserve your life” y que recopila sus primeras grabaciones (la mayoría temas inéditos) y algunos temas en directo, alguien ha sacado de manera totalmente pirata (según parece) esta reedición de su primer álbum. Muchos de los temas aparecen también en el recopilatorio de Digital Regress pero, lógicamente estos pertenecen a la grabación del LP, mientras aquellos forman parte de la grabación del primer single y son temas sobrantes que la banda descartó y volvió a regrabar. Así que tienes opción de pillarte ambas referencias, comparar y decir aquello de “me gusta más la primera maqueta”. Yo de momento me conformo con pillar este disco ya que son los temas que eligió la banda y comprarme ambos discos de golpe me parece muy caro, que es algo que por cierto no va tampoco mucho con el espíritu del grupo.

No Trend se formó en Maryland en el 82 y su música era una respuesta a los grupos de la escena Hard Core del momento, que según ellos no hacían más que seguir una moda. Y razón no les falta, aunque no creo que seguir una moda tenga que ser algo malo. Mirad si no la cantidad de grupazos que salieron en el 77 por ejemplo.
Pero, vaya, que estos eran contrarios a las modas… Pues como casi cualquier grupo de Hard Core un poco comprometido afirmaba ser, ¿no? Lo que pasa que estos lo eran de verdad ya que lo demostraron también musicalmente, rompiendo con los parámetros que mandaban en el género y practicando un HC Punk que incidía en lo violento y sucio de la propuesta, huyendo de la obsesión por la velocidad, los cambios de ritmo “de libro” y otras estructuras que practicaban el resto de bandas. Tenían también influencias muy diversas, muchas de ellas emparentadas con el Jazz o la No Wave neoyorkina y por el grupo llegaron a pasar la friolera de 21 personas. Influencias que según avanza el disco van siendo cada vez más palpables. Aunque no deja de ser muy clara su vena Punk vía Flipper y está presente en todo el disco.

Intentando aglutinar el estilo de este brillante disco que en su momento no tuvo la repercusión que hubiese merecido (precisamente por huir de la moda imperante del momento) podemos decir que practican un Hard Core Punk Noise muy arrastrado y bastante incómodo, pero sin llegar a ser una de esas movidas experimentales inescuchables. De hecho, a pesar de su propuesta, no deja de ser un disco que recurre mucho a las raíces y las usa como pilares para construir algo sólido y que perfectamente puede resultar del gusto de muchos.

A destacar la voz del cantante que grita mucho pero con ese punto de contención que resulta perturbador por no entregarse por completo a la guturalidad y por reptar como un enjambre de abejas volando a ras de suelo en un barrizal de arenas movedizas. (Sí, voy para poeta).

De hecho suenan mucho a grupos de ahora de HC Punk incómodo como los arriba comentados Institute o como Mystic Inane y no me extrañaría nada que este disco haya sido una influencia para ellos. Ya sabes, ese estilo arrastrado, como cansado a la par que irritado e irritante. Como un loco apunto de estallar en un ataque violento pero sin llegar nunca a arrancar.

Más que interesante, yo diría que obligatorio.

Mgrtn.




Sociedad de Mierda: "SdeM" (7", Rock SVB Discos)

¡Tela marinera! Abro el buzón y me encuentro un paquetito con esto. Mil gracias. Esto es lo más grande que se ha editado en vinilo en lo que va de año. Carne cruda, amiguitos, muy muy cruda. Y además, podrida.

Si esto no es PUNK, yo no sé entonces lo qué es. 

Sociedad de Mierda fueron un grupo de Lima de mediados de los 80 y supongo que a día de hoy son un grupo de culto de lo que se vino en llamar la movida subterránea. La cara A tiene 3 temas "grabados" en plan maqueta que datan de 1986 y que al parecer salieron por la radio o algo así (también se oye al locutor) y la cara B es un directo que repite esos mismo cuatro temas y uno más. El directo tiene el encanto de los insultos que le dedican al público y de tocar aún mucho peor que en la cara A.

Inevitablemente, aunque sean anteriores, debo emparentarles con Morbo y no precisamente por ser los dos peruanos, si no por sonar a podrido que te cagas. Sin duda han debido ser una gran influencia. Aunque, de hecho estos le daban una vuelta de tuerca más al asunto y se superan en cuanto a la  cantidad de mierda que te tienes que limpiar de las orejas después de escucharles. Consiguen destrozarnos los tímpanos con una batería que suena a cartón pero que hace mucho ruido, un bajo y una guitarra que se sumergen en la cochambre más absoluta y una voz, qué voz. Podemos decir que el cantante no tienen ni puta idea de lo que es cantar, pero le encanta destrozarse las cuerdas vocales y escupir las palabras después de masticarlas. Bueno, podemos decir que todos desconocían el significado de términos como "musicalidad", "ritmo", "tono"... y no creo que supieran cuántas notas musicales existen.

Mierda de sonido, rabia y actitud por todos lados. Me flipa.
Ah, además la portada es un libreto super lujoso muy currado con 28 páginas sin desperdicio alguno. 

Mgrtn.






sábado, 5 de mayo de 2018

Críticas 189: La Urss, Warm Bodies, Snor


-->


La Urss: “Nuevo Testamento” (LP, Humo)

Mucho ha llovido desde que en Hillside Strangler quedamos alucinados con un puñadito de canciones que nos pasó Áfrico de su nuevo proyecto con Jorge y que decidimos sacar en un split junto a otro de los grupos que nos flipaba entonces: Coprolitos. Evolución, cambios de formación y, por supuesto, siempre han ido a mejor. No hay duda de que son muchos años juntos ya, muchas tablas, y que eso se nota, pese a que vivan en distintas ciudades. Se nota en que cada disco nuevo es superior al anterior con mejores temas y con mejor sonido. Y este disco no iba a ser menos. No acepte imitaciones.

Lo primero que llama la atención es la portada. Me gusta y creo que con una idea tan simple y limpia representan perfectamente, de un plumazo, el título. Hay mucha gente a la que no le ha gustado porque, y eso es cierto, no tiene nada que ver con la línea estética seguida por el grupo. Sin duda es un cambio y muy radical. Pero ¿desde cuándo eso es malo? Renovarse o morir. Y creo que por ahí van los tiros. No solo la portada lo apunta, también el título. Y es que podemos dividir perfectamente la trayectoria del grupo en Antiguo Testamento (los discos anteriores) y Nuevo Testamento, que comienza con este disco.

Lo segundo que llama la atención es que no solo abandonan la línea gráfica que les definía, también abandonan la autoedición. Tras unas primerizas referencias en sellos, la banda decidió editar sus propios vinilos y autogestionarlo todo, y eso es algo que les honra. Como también les honra el cambiar ahora de idea y formar parte de la escudería de una discográfica. Aunque claro, corren el riesgo de ser tachados de “vendidos” por los talibanes del rollo. Es lo malo de meterse tan hasta el fondo en el charco, que cuando te sales, surgen las críticas. Pero creo que es un gesto valiente y acertado en este, su Nuevo testamento, su nueva etapa. De nuevo: renovarse o morir. Y la verdad es que de haber seguido con los dos pies dentro del charco no les quedaba otra que morir, en una escena que está más muerta que viva. Una escena moribunda que, por un lado, el menos politizado, cada vez es más escasa sin ese necesario relevo generacional y, por el otro lado, tiene demasiados dogmas que cumplir que acaban asfixiando a cualquier grupo que no esté 100% metido en el panfleto.

Y quizás fichar por Humo signifique salir del charco en parte, pero al tratarse de un sello “amigo” de la escena, la salida no es de cuerpo entero. Aunque supongo que para algunos sí lo es, ya que Humo ya no es Discos Humeantes. El sello también se ha dado un lavado de cara y ha salido de su charco particular. Se han abierto a grupos más heterogéneos, a estilos más comerciales y así lo demuestran el que apuesten por salas más grandes como El Sol, salas a las que La Urss no podría aspirar. Y no ser por malos, que son los mejores en lo suyo, si no por estar encerrados, como ya he dicho, en una escena moribunda y con demasiadas reglas. Así que creo que han huido hacia delante dando un valiente salto. O quizás solo sea un paja mental mía y no hay que darle tantas vueltas.
Eso sí, pagar 15 euros (también en un concierto) por un LP de un grupo nacional del rollo creo que es subirse un poco a la parra, cuando estamos acostumbrados a pagar entre 9 y 12.

E, inmerso, como está este nuevo disco, este Nuevo testamento, en tantas novedades, el contenido del mismo no iba a estar libre de ellas. Y es que por primera vez nos enfrentamos a un disco de La Urss en donde el Punk se encuentra en segundo plano. Se trata de una evolución perfectamente lógica si echamos un vistazo a su carrera: de su pasión por grupos andaluces como TNT o KGB, pasaron a adorar a destajo a Dead Kennedys, para después empezar a darle un toque más personal, más suyo y con más raíces de su tierra, a la par que iban oscureciendo su sonido hacia el After Punk. Y el resultado es este nuevo disco, del que ya había ecos en su anterior trabajo, en el que están completamente sumergidos en el After Punk, con un sonido mucho más intimista, más Pop, con coros incluso muy melódicos (y melancólicos), sin abandonar por supuesto todo lo aprendido por el camino, su sello personal y el toque de la tierra. Tanto es así, que nos encontramos casi-casi ante un disco de Pop, con algún pildorazo aún de Punk más enérgico, pero que abunda en temas más calmados, cada vez menos veloces y más sensibles.

Como pega no me gusta algún tema que es demasiado Parálisis Permanente, demasiado obvio. Incluso un vídeo que eligieron para presentar un adelanto tiene demasiados ecos del de Autosuficiencia. Creo que tienen mucho más que aportar cuando dan rienda suelta a lo suyo, a lo original.

Si fuese un disco de Punk diría que está demasiado pulido, que le faltan aristas, que no raspa, que no hace daño al oído, pero evidentemente estamos ante un disco de Pop o de After Punk o de Post Punk o de cómo quieras llamarlo. Un disco con canciones muy buenas, muy cuidadas y que, como todo lo que han hecho, supera la media y la mediocridad con mucho.
Ahora solo queda comprobar la reacción del público. De los talibanes del Punk (entre los que me encuentro, por supuesto: yo seré siempre del primer disco, jeje), de los talibanes del panfleto de turno y de los no talibanes, aquellos que (qué suerte) tienen la mente más abierta. Y, por supuesto un nuevo público al que sin duda llegaran con su Nuevo Testamento y que seguramente acaben rindiéndose a la calidad de la propuesta.


Mgrtn.





Snor: “Scandinavian heartbreaker” (7”, Adult Crash)


Hace poco nos visitó esta banda de Malmö (Suecia) y no pudimos disfrutar a gusto de ellos por el pésimo sonido y ridículo volumen con el que sonaron. Podéis leer mi crítica en 1 Minuto de Gloria

Se trata del segundo single de la banda que salió el año pasado y que se ha reeditado este mismo año en vinilo rosa (el primero es de 2016).

4 temas de Hard Core Punk, veloz en ocasiones y muy ruidoso todo el rato. Con un sonido muy gordo, mucha distorsión y mucha suciedad corrompiéndolo todo. Me encanta que los punteos de la guitarra consistan en pasar la púa  trasversalmente por las cuerdas más finas sin ningún tipo de técnica ni de control. Y también que las baterías a veces parezcan tambores de guerra indios.

Pero sin duda lo que más me gusta es la voz de la cantante. La tía se deja la garganta pero no deja de marcar los agudos sin perderse en la guturalidad absoluta. Tiene un tono de voz con un color entre feo, desagradable y que recuerda un poco, en las partes más afónicas, a ciertos grupos del Riot Grrrl noventero. Mola mucho.

Mgrtn.





Warm Bodies: “S/T” (LP, Lumpy Records)

Los había escuchado antes por internet y en su momento decidí no comprarme sus singles. Cada vez los discos son más caros y hay tantos que comprar que prefería no comprarme algo que no me convencía al 100%. Pero después de verles en directo y FLIPAR, no me pude resistir y decidí comprar su LP de debut, porque además lo traían baratito. A 10 euros, como debe ser en un concierto; y no como esos hijos de puta que lo ponen a 15 o a 20 euros.

Esta banda de Kansas lleva rodando desde el 2016 y forma parte activa de la super interesante escena Punk que se está cociendo desde hace unos años en la zona de Missouri (ya sabes rollito Lumpy/St. Louis…). En sus filas hay miembros de mil grupos: BB Eye, Alert! Alert!, Inquisition, Peace Warrior, Metatone, Natural Man & Miss Lady, Shapeshifter… y solo he mencionado unos pocos, porque podría llenar media página si los pongo todos. Actualmente también comparten un miembro con Lumpy and the Dumpers, al menos en directo.

Como he dicho, no me convencían del todo (y siguen sin hacerlo) en disco, pero en directo nos dejaron a todos con las bragas empapadas y en el suelo. Para mí el mejor concierto en lo que va de año (en unos días colgaré una crítica del show en 1 Minuto de Gloria). La banda toca bien, suenan muy locos y caóticos, pero a la vez firmes, contundentes y perfectamente engrasados. Aunque, sin duda, la magia de sus directos la acaba de conseguir Olivia Gibb con su actitud de loca agresiva y esa voz alucinante, tan Punk, con esos gritos agudos flipantes. Podría competir perfectamente con la cantante de Cocaine Piss, pero se nota que Olivia no está loca de verdad y no llega a ser fagocitada por su papel del todo. Pero sin duda es una front woman de primerísima primera división.

En el disco, por supuesto, la voz sigue siendo protagonista. Usa el mismo tono infantil y repelente que en BB EYE (el grupo que tiene junto a Martin de Lumpy, y que si no lo conoces no debes perderte por nada del mundo), pero va más allá y adopta unos modos más Punk, más histéricos y unas afonías, a veces, que vuelven a comprarla de nuevo con la cantante de Cocaine Piss.  y, de hecho, gracias a ella, a la voz, puedo afirmar que me gusta bastante el LP. Aunque, como también he adelantado antes, no acaba de convencerme al 100%. Pero no por la voz, si no por la puta guitarrita de los cojones.
Y es que esa es la gran pega del disco. Me da igual que el bajista y el batería sean buenos músicos y se empeñen en demostrarlo, pero no puedo con la guitarra cuando se pone en plan súper rockoso. Me da mucha grima y además hace que suenen a “rock clásico” algunos pasajes, cuando precisamente el estilo de la banda huye de ello y se adentra más en terrenos rarunos, experimentales y jazzísticos. Free Jazz Weird Punk creo que he leído en algún sitio y me parece bastante acertado. Hay momentos de locura totales, en los que siguen sonando compactos pese a ir cada uno por su lado, que son una pasada. Pero es que se empeñan en meter unos punteos que suenan mucho a “guitarra rock”, que me parecen terribles. Aún así, si logras abstraerte (muchas veces es imposible), el resto me parece de sobresaliente alto. Dios mío, qué a gusto le cortaría las cuerdas al guitarrista…

No sé, si al menos hubiesen tenido otra producción, con la guitarra más en tercer plano… En el concierto no molestaba tanto el guitarrista, al menos en primera fila (no sé atrás). De hecho, como ya he dicho, el concierto fue increíblemente Punk y me flipó muchísimo.
En cualquier caso, me reitero un disco muy bueno en un 75%.

Mgrtn.