sábado, 30 de diciembre de 2017

LO MEJOR DE 2017

LOS MEJORES CONCIERTOS QUE HE PRESENCIADO EN MADRID

Conciertazos este año en Madrid, sin duda. Muy satisfecho me quedo. Esperemos que siga la racha en 2018.



1. Cocaine Piss ( Sala Barceló)

2. Lumpy and the Dumpers (Wurlitzer Ballroom)

3. Decibelles (Wurlitzer Ballroom)

4. Acylics (Wharf 73)

5. Plastic Heap (Wurlitzer Ballroom)

6. Anxiety (Wurlitzer Ballroom)

7. Melt Banana (Siroco)

8. Nightwatchers (Wurlitzer Ballroom)

9. Shopping (Funhouse)

10. PMS 84 (Wharf 73)


Y debo mencionar también el buen sabor de boca que se me ha quedado tras ver a  Spectres (Funhouse), Eke Buba (Wharf 71), Neura (Wharf, 71), Massicot (La Faena 2), Bugs and Rats (Rock Palace) y Human Tetris (Wurlitzer Ballroom). Más alguno que seguro que se me olvida.


Fuera de Madrid he tenido la suerte de presenciar auténticas locuras, pero quedan fuera del Ranking. Así por ejemplo flipé con Gauze en Tokyo o con Revelators (Funtastic) Ex Cult (Fuzzville) y Bala(Fuzzville) en Benidorm.


 LOS MEJORES DISCOS

Lo cierto es que este año hemos tenido una buena cosecha Punk en lo que a vinilos se refiere. Tanto es así, que me ha sido muy difícil elegir los mejores, pero, aquí están.

He separado esta vez el ranking de mejores discos del 2017 en dos categorías: 12” y 7”. Ni nacionales, ni extranjeros, ni reediciones, ni pollas en vinagre. Así a cascoporro.

Como siempre meto en el ranking todos los discos que me he comprado y he comentado este año. La mayoría son del 2017, algunos, aunque hayan salido un año o dos antes, han sido reeditados también este año y unos pocos son del 2016 (lo pongo al lado). Como estos últimos no entraron en el ranking del año pasado porque no los había oído aún, me parece justo que entren en el de este año.


Si queréis ver mi lista solo de lo exclusivamente mejor del 2017 (sin nada del 2016 y mezclando 12” y 7 “s), echadle un vistazo a 1 Minuto de Gloria, que así es como la he confeccionado allí y la publicaran me imagino que la primera semana de enero.


LOS MEJORES 12”s



1. Cocaine Piss: “ The Dancer” (LP, Hypertension Records) 2016

2. Lumpy and the Dumpers: “…Those pickled fuckers” (LP, LVEUM) / (LP, Lumpy Records)

3. Bad Breeding: “Divide” (LP, La Vida Es un Mus)

4. Anxiety: "S/T" (LP; LVEUM) 2016

5. Lux: “S/T” (LP, Discos Enfermos)

6. Cult Values: "S/T" (LP, Deranged) 2016

7. Acrylics: S/T (12”, Neck Chop Records) 2016

8. Obediencia: “Erosión” (LP, La Vida Es Un Mus)

9. NightWatchers “God Kids Obey” (LP, P. Trash, Endless Daze, la Agonía de Vivir, Inhumano, No Glory Records)

10. Shopping: “The Official Body” (LP, Fatcat Records)



LOS MEJORES 7”s



1. Krimewatch: “Demo” (7” Static Shock records)

2. BB Eye: "SS/T" (7", Lumpy Records / Fish Records)

3. Anxiety: “Wild Life” (7”, La Vida Es un Mus)

4. Exotica: “Musique exotique #1” (7”, La Vida Es Un Mus)

5. The Wad: "S/T" (7", Lumpy Records) 2016

6. Fried E.M. : S/T (7", Lumpy Records)

7. Revelators: “Pot Smokin’ Pussy / Baby Doll” (7”, Funtastic Dracukla Carnival)

8. C.C.T.V.: 4 Track 7” (7”, Lumpy Records)

9. Muerte o Matute: "Cata de Luxe" (7", Discos de Mierda / Discos Anormales)

10. Tendido Cero: “Producto Nacional” (EP 7”, Grabaciones Centralistas)


miércoles, 27 de diciembre de 2017

Críticas 182: Glue, PMS 84, Lux



Glue: S/T (LP, La Vida Es Un Mus)

Discazo que se marca LVEUM en uno de los años más glorioso del sello. Casi todo lo que ha sacado son pelotazos.

Tras una maqueta en el 2012 (convertida luego en 7"), una cassette en directo en el 2013, un 7" en el 2014 y otra cassette en el 2015, esta banda de Texas se estrena en 12" con este disco casi perfecto.

Punk feo y gordo, grave, opaco y arrastrado, tan bruto como contenido, tan asqueroso como delicioso... al que solo pongo una pega. La puta guitarrita heavy metal que de vez en cuando se marca un punteo abrasivo que lo estropea todo. Por fortuna duran muy poquito y no es en todos los temas. Vamos que como mucho son solo 20 segundos de "infierno" en todo el disco. El resto es sencillamente maravilloso. 8 temas brillantes, menos uno que se me antoja un poco más grunge y/o rocoso. 

Voz perruna a lo Lumpy pero como cantando/recitando un poco al rollito Oi!. Composiciones incómodas y con cierta originalidad, aunque no logran desprenderse del todo de cierto toque clásico. Agresividad a raudales, pero casi siempre conteniendo un poco el pie del acelerador, lo que le da un rollo aún más Punk y rasposo. Muchas veces pasarte las uñas afiladas y sucias por la lengua es más efectivo que soltarte un puñetazo en la cara.

Piensa en unos Acrylics muy contenidos y algo menos rupturistas o, si lo prefieres, en unos Rixe embrutecidos dejándose llevar por algún transtorno múltiple de la personalidad.

Gran disco.

Mgrtn.





Lux: S/T (LP, Discos Enfermos)

LP de debut de esta nueva banda de Barcelona tras su demo/cassette del año pasado. Con gente Sect, Shitty Limits y Fracaso en sus filas. Así que ya te puedes imaginar que van a ser la polla. 

En la promo les comparan con The Expelled o Vice Squad, y sin duda, sobre todo por la voz femenina (auténtica protagonista), hay bastante de ese sonido en la banda. Mucho Punk inglés de los primeros 80. Más Vice Squad que Expelled, ya que sin unos coros masculinos contundentes se pierde un poco la esencia de aquellos.

No obstante, yo en lo primero que pensé (antes de saber quienes componían la banda) fue en Sect. Y es que la voz suena a Sect por todos lados, lógicamente. De hecho hace poco no sé con quién hablaba y me quejaba de que ya no tocaran, porque de la hornada de esta década en Barcelona sin duda son mis favoritos.

Quizás sean más Punk y menos Post Punk de lo que eran Sect, pero yo aún noto ese toque Post Punk por ahí, en muchos dibujos de guitarra y o de bajo a los Crisis, aunque la batería no sé dedique ya a meter ritmos propios del género. Y lógicamente el resto de influencias de Sect siguen ahí, ahora más presentes quizás, más centrados en el anarco punk 80's y sonidos similares de aquella época. Pero insisto en que siguen sonando bastante Post Punk. Pero en una vena muy acelerada y rabiosa, por supuesto.

Perdonad la comparación constante con Sect, pero realmente el grupo es a lo que más se me parece, ya que, aunque suenen bastante agresivos y muy Punk, no creo que tengan mucho que ver ni con Shitty Limits ni con Fracaso. Y puestos a seguir con ello, me resulta bastante complicado elegir con quién me quedaría. Así que me quedo tanto con Lux como con Sect, no voy a elegir. Ambos me encantan.

Dios mío, es que la voz es increíble. Me flipa. Y ese suele ser el punto flojo de la mayoría de grupos nacionales de ahora, que se creen que basta con coger a alguien que baile bien y la líe en el escenario, aunque no sepa cantar una mierda. Y eso vale si le echas mucho morro y haces Punk cafre y caradura. No seré yo el que me queje de la gente que no sabe cantar, porque me encanta. Es lo que llevo haciendo oda la vida y lo que me ha gustado siempre. Pero si haces otro estilo de música, ya sea Post Punk, o un Punk en el que se requieran melodías vocales, se nota un huevo si el/la cantante llega o no llega.  Vamos que intentar emular a Beki Bondage o a Siouxsie sin tener un poco oído y de voz va a acabar en desastre. Por fortuna a esta chica le sobra voz para dejarnos calladitos un buen rato.

Puta maravilla.

Mgrtn.





PMS 84: "Easy way out" (LP, Discos Enfermos)

Hace poco les vimos por aquí, en el Wharf, y la verdad es que me gustaron bastante. Gran concierto, cortito, como debe ser y mucho desfase. Me quedé con ganas de comprarles algún disco pero no les quedaba nada. Así que cuando vi que Discos Enfermos ha editado en vinilo su cassette de este año, pues me lo pedí inmediatamente.

Previamente ya habían editado un par de singles en 2015 y 2016, pero esta es su puesta de largo en formato grande.

En estos 8 temas los de Portland no descubre nada nuevo. Pero tampoco les hace falta. Vamos que porque nos dicen que son yankees pero suenan a UK'82 por todos lados.

PMS 84 practican un Oi! muy cazurro y muy cafre al que se añaden toneladas de cazurrismo Hard Core. ¿No querías violencia? Pues toma tres tazas. Si antes decía que los Glue podían ser una especie de Rixe embrutecidos, entonces debo decir que estos son unos Rixe cabreadísimos con hacha en mano y cuchillo en la boca, dejándose los dedos en las cuerdas del bajo y la puta garganta dolorida para los que les queda de vida.

El grupo favorito de 9 de cada 10 foniatras. 
Tremendo trallazo a destajo. 
No te lo pierdas por nada del mundo. 

Mgrtn.









viernes, 22 de diciembre de 2017

Críticas 181: Limp Wrist, Obediencia, Uralita y los Fibroesqueletos





Limp Wrist: “Fackades” (LP, La Vida Es Un Mus)

Oficialmente, desde 1999, que sacaron la primera cassette, este sería su segundo LP, así en vinilo, como debe ser (el primero fue en 2001). Aunque si contamos como “LP” el 12” que sacaron en 2008 (ya sea en versión normal con los temas nuevos o en versión temas nuevos + el 7” Want us dead), sería el tercero. En cualquier caso llevaban sin sacar nada nuevo desde el 2008 y ya era hora.

En esta nueva entrega, al menos en la cara A, no hay sorpresas. Tralla HC a destajo con esa voz que se come las palabras y las escupe. Aunque si que noto que hay temas un poco más calmados (no os preocupéis que no hay ninguna balada), en los que suben un poco el pie del acelerador para dar más importancia a algunos pasajes/texturas/matices que contribuyen a que no suenen todos los temas a lo mismo. Pero, no sé, a mí me gusta menos. Y noto también, quizás por estos pasajes también, un rollo un poco más Rock, que no me gusta demasiado. Pero en líneas generales siguen sonando asquerosamente Punk y sus canciones se comen a casi las de cualquier otro grupo actual.

En la cara B es donde vienen las sorpresas. Bastante terroríficas, por cierto. Son solo tres temas, pero duran lo mismo que los 8 de la cara A, o más. Juegan con la electrónica, bases ruditos y esas mierdas, pero de un modo como “en serio”, muy de cultura de Club, no sé, me parece una putísima mierda. Desde luego es una bofetada en la cara del que compra el disco. Ya que no pueden sorprender superándose a sí mismo, metiendo más tralla, lo que hacen es sorprender de esta manera. Y no sé si quieren reírse o lo hacen en serio o las dos cosas, pero vamos, que no pienso volver a poner esa cara en lo que me queda de vida. Y no es que se les de mal, pero es que ese rollo no me gusta. A ti tampoco.

Compensa, eso sí, el libreto de 40 páginas con letras, fotos y todo tipo de info.

Bueno y acabo la crítica sin haber usado ni el término “homo” ni “queer”. Bien.
Mgrtn.



Obediencia: “Erosión” (LP, La Vida Es Un Mus)          

Después de sus dos 7”s (2011 y 2014 respectivamente) para Solo Para Punks, la banda de Madrid ficha por La Vida es un Mus, que se lo come todo hoy.

Sus primeros discos me gustan bastante (de hecho me ofrecí a sacarles el primero , pero ya se me habían adelantado), tienen algunos temazos que son hits instantáneos. Pero les pongo la pega de que la grabación y/o la mezcla es demasiado sucia.  Tanto que ni la voz ni el resto de instrumentos destacaban como deberían. Cuando haces algo y te sale bien, creo que es un error camuflarlo. Y no me sirve la excusa de que “más sucio, más Punk”, ya que se puede sonar muy sucio sin necesidad de capar la voz o los riffs. Hay formas y formas de sonar sucio y lo que convierte al grupo en Punk es la agresividad, no la suciedad por la suciedad. Y, además, si te molan Penetration, escucha un disco de ellos y verás que ellos sí que sacaban el partido que se merecía a la voz y a todo.

Pero bueno, eso es parte del pasado. Este es su nuevo trabajo de 8 temas (¿no creéis que cada día se sacan cada vez LPs con menos canciones?) y aunque suene sucio, creo que todo está mucho más equilibrado y que todos los elementos relucen y brillan como deberían, sin dejar de sonar Punk. Vale que yo le hubiese dado una vuelta de tuerca más, pero me conformo, me vale.

El estilo sigue siendo el mismo. La voz de Joana, absoluta protagonista, sube y baja, se mea y se caga en Penetration y en Gorilla Angreb y hasta en la madre que te parió, mientras la música mantiene esa tensión constante, como un tigre a punto de saltar. Un tigre muy triste (uno, no tres), melancólico total.
De hecho la voz es tan poderosa que cuando alguien mete coros en Tabula Rasa o en Bajo El Temporal queda un poco en ridículo (cualquiera lo haría, no es una crítica).

Melodías desgarradas con un telón de fondo lluvioso y gris dan vida a letras deprimentes. Todos los temas molan bastante, tanto los que son más contenidos como aquellos en que le pisan más y dejan que se despeñe el coche por el acantilado a lo Thelma y Louis.

Discazo. Acaba y te lo quieres poner otra vez sí o sí.
No acepte imitaciones. Obediencia solo hay unos.

Mgrtn.




Uralita y los Fibroesqueletos: “Nociones sobre amianto” (7”, Lurleen Lumpkin / Malicia / Sociedad Fonográfica Subterránea / Collector Series / Sweet Grooves)

Trío de Granada que nos visitó hace poco y aproveché para pillarme su reciente primera referencia.

Sería un hipócrita si no reconociese que me siento identificado al oír este tipo de grupos, ya que siguen un camino bastante similar al que llevábamos Webelos hace ya… 20 años, cágate. Punk bastante mongoloide echándole mucha cara dura y con una insana pasión por Desechables. De hecho hasta hacen el Quiero pasarlo bien (que nosotros incluimos en nuestra primera maqueta y luego volvimos a grabar en el disco de despedida). Lo que pasa que la hacen un poco a su manera.  Bueno, nosotros siempre hemos hecho las versiones a nuestra manera también, aunque no las de Desechables ya que no hacía falta quitar punteos y partes complejas, jajaja. Pero me refiero a que el riff no es el mismo que el original, no sé si cambian una nota o les falta una o qué, pero no es igual. Y claro, las comparaciones son odiosas…

Las otras tres canciones me gustan, pero les falta un poco de pegada. Los efectos de la guitarra le restan crudeza y fuerza, además de que se va por senderos un poco rockabillies para mi gusto, y la mezcla resulta demasiado apelmazada, pese a que los instrumentos se distinguen perfectamente. Pero no sé, es como si hubiesen echado una capa de azúcar glass por encima.

La voz me gusta, pero le falta también un poco de fuerza. Yo gritaría más o, si no quiere dejarse la garganta, pondría un tono impostado más grave, echándole más morro y más teatro.

Creo que con lo que tienen, sacándole más partido y echándole más cara podrían llegar a firmar una aberración bastante guapa, si se desmelenan del todo y dejan de contenerse. En cualquier caso es un buen disco de debut. Y mola que aún haya grupos así, que le echen morro y se atrevan a tocar las narices a todos esos musiquitos de conservatorio que se saben las notas por sus nombres y todo, jeje.

Mgrtn.

lunes, 18 de diciembre de 2017

Críticas 180: Maraudeur, Massicot, Statches

Sobre chicas en el Punk y algo sobre Suiza.

Vamos hoy con un monográfico sobre grupos suizos. Pero toca antes una reflexión. Los que no estéis interesados, podéis pasar directamente a las críticas.

No voy a decir que son “grupos de chicas” o “grupos con chicas” porque realmente son categorías absurdas.
Pero la verdad es que no sabe uno cómo acertar. ¿Menciono que en los grupos hay mayoría de féminas o que son todo chicas en su caso? ¿O no lo digo?
Si lo digo me dirán que qué importa el sexo de sus componentes (eso pienso yo), pero si me lo callo habrá quien piense que estoy ocultándolo deliberadamente para quitarles mérito a las mujeres.
No sé, me parece absurdo llegar a tener que plantearme esto, yo directamente no lo diría. Para mí nunca ha habido diferencias entre los grupos por el sexo de sus componentes: me gusta o no me gusta, punto.
En cualquier caso, ya lo he dicho, venga, arrojad piedras.

Lo que sí es indudable, y esto sí me gusta mencionarlo, es que las voces femeninas son un “instrumento” distinto a las voces masculinas y aportan otro “tono”, otro “color” al asunto: ya griten o susurren, canten flamenco o Heavy Metal. ¿En eso coincidimos? ¿O tampoco?

Y quizás me estoy planteando ahora todas estas cosas, un poco al hilo de lo que sucedió en el concierto de Maraudeur (uno de los grupos que comento hoy) hace unos días en Madrid. Podéis leer mi crítica del “desastre”en 1 Minuto de Gloria.

La cuestión es que entiendo que mucha gente esté muy quemada con el machismo imperante en la sociedad (y no es para menos), pero creo que una cosa es luchar contra las injusticias y otra muy distinta ponerse unas gafas con las que solo se ven injusticias, aunque no existan. Y no digo que en la “escena” Punk no exista machismo (ningún sector de la sociedad está libre de ello), pero creo que precisamente en esta escena musical en concreto (al menos en Madrid que es lo que me toca vivir día a día) no se mide a las chicas, sean de grupos o estén entre el público, con una vara distinta. ¿Que aún queda mucho por hacer? Sin duda, pero creo que una cosa es poner el dedo en la llaga y otra muy distinta es ver la llaga donde no la hay.

Y es que hay personas que, no sé si por la comodidad de no moverse de su entorno o qué, prefieren buscar enemigos dentro del Punk, cuando el auténtico enemigo (no digo que aquí no los haya dentro) está fuera.

Toda mi vida he tocado en grupos, he asistido a conciertos, he comprados discos, he escuchado música… tanto con chicos como chicas, sin hacer distinción alguna. Y a ellas (y son unas cuantas), compañeras de grupo o de correrías varias, jamás las he oído quejarse de machismo o de trato desigual dentro del Punk.
Y sí las he oído quejarse de ello en otros ámbitos de la vida: en el trabajo, en clase, cuando van de compras, en un restaurante, en la calle… pero nunca dentro del Punk.
Y repito que no estoy negando que aún queden cosas por hacer dentro de la escena al respecto, pero el enemigo está mucho más presente fuera.

En casi todos mis grupos han tocado chicas, a veces han sido mayoría, a veces minoría, a veces hemos sido dos y dos, pero casi siempre han estado ahí y jamás hemos tenido ningún problema como grupo. No se nos ha tratado diferente porque hubiese mujeres en la banda.
La única vez que tuvimos un problema al respecto fue una vez que nos echaron de un cartel de un festival cuando descubrieron que Las Cruces no éramos 4 tías, si no dos chicas y dos chicos.
Dijeron claramente que nos echaban porque había dos chicos y preferían usar el espacio para programar a otro grupo solo de chicas. Supongo que las chicas de la banda no valían nada para estas personas y no merecía la pena “visibilizarlas” en su “superfestival”.
Por suerte fue un incidente aislado.

Aunque supongo que habrá quien diga que no puedo opinar al no ser mujer y que mi opinión no vale, o vale menos. Eso es sexista y personalmente creo que si eres parte del problema debes serlo también de la solución, pero no echándote a un lado para no estorbar, si no aportando en positivo. Pero bueno, no voy a entrar en eso ahora, que al final les “robo protagonismo” a las chicas con mis lamentos masculinos.

Y vuelvo a lo de antes. A veces, el grado de corrección política, otra veces la aplicación de determinadas “normas” autoimpuestas por algunos colectivos, supone pasarse de frenada y lo único que se consigue es división. Cuando creo que está muy claro que a todos nos interesa la unidad.
Y no hablo de unidad a cualquier precio, a costa de hacer la vista gorda y dejar pasar injusticias. No hay callarse nunca ante las injusticias. Hablo de unidad de verdad, afrontando el problema juntos en la escena, todos. No creando un nuevo problema donde no lo había solo para colgarse una medalla.

Así no vamos a ninguna parte. Y ya me conozco la respuesta: “no te has enterado de nada”. Lo que pasa es que siempre que me dicen eso, luego nunca me explican el asunto. Sueltan la frase y ya está. A veces seguida de un insulto, claro, eso que no falte.
Así no me enteraré nunca de nada. O igual es que tampoco se han enterado los que dicen haberlo entendido pero no saben explicarlo.

Pero bueno, vamos con los discos. Como decía son tres grupos suizos. Dos de ellos nos han visitado recientemente. Y creo que todos son perfectos herederos (o herederas) del espíritu de aquellas Kleenex/Lilliput que tanto reivindicaron las Riot Grrrls de Olimpia en los 90. Ahora toca el turno de que sean sus propias (o propios)compatriotas las que las reivindiquen, ¿no?
Aunque realmente desconozco si las reivindican o no, pero no cabe duda de que su música sigue unos parámetros iniciales muy similares: jugando con el rollo naif, el minimalismo  y el “art-punk”.






Maraudeur: “S/T” (LP, Bruit Direct Disques)

Tras un flexi (7”) y un Split (10”) el año pasado, este sello francés se atreve con el debut en 12” de este conjunto de Ginebra que toca sin guitarra y con dos bajos. Y con batería y sinte, que conste.

Canciones muy cuidadas, en apariencia sencillas, que juegan unas veces con el ElectroPunk, otras con el Art-Pop y siempre de un modo naif y sin renunciar a las melodías.
Ritmos rotos y riffs raros pero siempre tratados con un mimo especial y casi siempre conteniendo el pie del acelerador. Medios tiempos pues que se debaten entre lo frío del sintetizador, lo aséptico y quirúrgico del estilo y la calidez humana que aportan los componentes de la banda en su ejecución.

No pude disfrutar su música a gusto en el concierto por el ridículo incidente ese del que he hablado antes, pero en disco me estoy desquitando. Y aunque yo le metería algo más de caña, puedes escucharlo vuelta y vuelta media docena de veces que no te cansa.

Mgrtn.



Massicot: “Morse” (LP, Elt Mon Cul C’est Du Tofu?)

Se trata, entiendo, porque realmente es un poco complicado saber qué disco es este, que no viene reseñado ni en Discogs, de una reedición de este mismo año del LP titulado “Morse”, editado en el 2015. Al menos son las mismas canciones y las fechas de la grabación coinciden.

Morse es su segundo disco, que sacaron tras un mini LP (12”) editado en 2013. Tienen un 10” del año pasado, más reciente, pero este es el único disco que vendían en el concierto. Concierto que comentaré en algún momento en 1 Minuto de Gloria. Concierto al que no asistieron, por otra parte, esas personas que la liaron en Maraudeur (dos días antes) y que tanto hablan de “escena”. Y es que si Maraudeur son parte de esa “escena”, Massicot también lo son, ya que comparten no solo su residencia en Ginebra, si no un estilo musical bastante similar.

De hecho los postulados de partida son casi idénticos a los de Maraudeur: Art-Punk, maquinitas y un tratamiento naif de todo ello. Pero se diferencian de sus vecinas en que estas son mucho más experimentales, no hacen concesiones a las melodías pop y se tiran de cabeza al mundo de los ruiditos. Vamos que estas te pueden volver loco y hacer que te explote la cabeza y las otras son más “inofensivas”.

Viendo como vimos en el concierto sus instrumentos (el bajo era una guitarra de primera comunión de esas enanas con tres cuerdas de bajo) y la colección de pedales que tenía la guitarrista creo que puedo apreciar mucho más el mérito de sus canciones. Y es que, sonidos que yo hubiese atribuido a un sintetizador o alguna maquinita rara, los consiguen con bajo y guitarra (también tenían una violinista que ahora no está en la banda) a base de mezclar efectos de pedales a determinadas (y secretas) frecuencias y en un orden que sin duda han tenido que descubrir a base de meses y meses de pruebas.

Mucho más arties que Maraudeur entonces, apuestan por construir canciones deconstruyéndolas y dotándolas de una miríada de soniditos inquietantes, chirriantes, disonantes y hasta feos. Son por tanto también bastante más preciosistas y complejas que sus compatriotas. Que no te engañe que el hecho de que el disco sea ideal para escuchar durante una merienda de leche con galletas.

Me encantan sobre todo los temas más entrecortados, en los que recuerdan a Erase Errata enviando sus canciones en morse a un gran ordenador de esos antiguos que ocupaban una habitación entera. Y es que el título del disco está muy bien elegido, desde luego.

Estamos sin duda ante una pequeña gran obra de arte cuidada al detalle. Una frikada de lujo, si lo prefieres. Uno de los descubrimientos de este año para mí.

Mgrtn.




The Staches: “Placid Faces” (LP, Les Disques Bongo Joe)

Y no nos movemos de Ginebra. En esta ocasión tenemos a dos chicas (que tocan ambas en mil bandas más) y un par de mancebos (que parece que solo tocan en este grupo). Aunque no me queda muy claro si la banda reside actualmente en Alemania o no, en cualquier caso parece que son suizos.

Este es su segundo LP que salió el año pasado (el primero es del 2014) y se lo compré a las Maraudeur en su concierto. Solo con ver la portada en serigrafía sabía que me iba a gustar.

Practican una especie de Synth Punk Pop Lo Fi con alguna pizca de Garage y musicalmente están bastante más cerca de Maraudeur que de Massicot.
Aunque también tienen temas en donde predomina la experimentación y se busca adrede sonar raro, pero no llegan a abandonar nunca esa vena de pop naif plagado de melodías dulces. Salvo en una canción que canta uno de los chicos, donde se tiran directamente a la piscina del Punk rápido y  sin concesiones.

Me recuerdan, a parte de a Maraudeur, a las francesas Decibelles. Canciones imaginativas, sin complejos, sin reglas, pero sometidas por otra parte a la “tiranía” que marca el sonar “bonito”. No acaban de romper la baraja del todo, y aunque decidan jugar con sus reglas, solo lo hacen con corazones y picas (y por supuesto con todos los comodines que puedan, que no son pocos). Permanecen pues contenidos, a posta claro, dentro de un campo que dominan y en el que se sienten cómodos.

El disco es bastante escuchable y creo que puede ser del agrado de mucha gente, ya sean fans de Life Without Buildings o de Bikini Kill.

Mgrtn.



martes, 5 de diciembre de 2017

Críticas 179: Mala Leche, Fried EM, Gibbous

Vamos hoy con tres singles, tres pequeñas joyas editadas por Lumpy Records, uno de los sellos más importantes del momento que mide el pulso del Punk en este puto planeta. O lo que viene a ser lo mismo de St. Louis y alrededores, jeje.

Igual lo que le falta a Lumpy Records es desvincularse un poco del ámbito local, pero la verdad es que mientras en St. Louis sigan existiendo grupazos de este calibre cumple bien su labor de recoger toda la mierda que allí se cuece.

En cualquier caso, tanto en la América profunda como en el resto del país y en gran parte de Europa y Australia tenemos que decir que la cosa se ha recuperado mucho desde hace un par de años (ya que antes estaba todo muy matarile). Y de qué manera. No dejan de salir grupazos. 

¿Estamos ante una nueva edad de oro? Lógicamente una edad de oro un tanto underground, ya que los medios no se hacen eco del asunto, ni los grandes festivales programan Punk a cascoporro (directamente no existe para ellos) como pasó en el 77 o en los 90. Pero mejor, ¿no?  







Fried E.M. : S/T (7", Lumpy Records)

Métele a una batería carvenícola con los parches poco tensos una velocidad HardCore. Coge a un cantante en proceso de convertirse en perro con la garganta destrozada, pero que le de rollito. Añade un bajo de esos que se tienen en pie para darle cuerpo al asunto. Y por último consigue un guitarrista que toque rápido y dale una guitarra que suene sucia pero sin pasarse. Después intenta conbinar notas que no peguen mucho entre sí y copia algún riff a Zero Boys. Ahí lo tienes.

Supongo que la referencia a Lumpy and The Dumpers es inevitable. No solo por ser de la misma ciudad y tener el disco en Lumpy Records, si no porque parece que uno de los ex guitarristas de los Dumpers toca aquí. Y según he leído en alguna parte el propio Martin (Lumpy) toca la batería. Pero no sé si dar mucha credibilidad al tema ya que solo lo mencionan en un catálogo mientras en el resto (incluso en discogs) lo obvian y en los créditos del disco los nombres son otros. Aunque por la foto interior podría ser, pero tengo serias dudas. No obstante soy muy mal fisonomista. 

La cosa es que el disco está de puta madre. 5 temazos de tralla perruna.

Mgrtn.






Gibbous: "Mortal Crust" (7", Lumpy Records)

Seguimos en St. Louis con el proyecto en solitario de Andy Peterson de Lumpy and the Dumpers. Vamos que todo sigue quedando en casa.

El 7" contiene dos canciones y salió en el 2015, pero lo traigo aquí porque ha sido reeditado este mismo año. Cambia el color de la "portada" que ahora es blanco y antes era marrón.

Andy se despacha dos temazos de Synth Punk bastante sucio que suena a la fuerza a los Spits y a algo a Ausmuteants, pero bastante más guarro todo. 

El tema (temazo) que da título al disco juega a los marcianitos con un sintetizador y una machacona caja de ritmos y lo lleva hasta ambientes muy oscuros. Muy siniestroide incluso.
El de la cara B, No Elevators, es el más Spits por la voz que recuerda bastante al Black Car de aquellos. Lo único que aquí el fulano mete hasta un saxofón. 

Mola.

Mgrtn.





Mala Leche: S/T (7", Lumpy Records)

Barrabasada de la buena. Me flipa. Y cómo no, también desde St. Louis.

Mala Leche sacaron dos cassettes el año pasado, una con cuatro temas y la otra con cinco, en este 7" se recogen ambas, una en cada cara. 

Los chavales cantan en español (no precisamente de España) y lo hacen como si fuesen unos payasos (tengo dudas de si canta solo uno o varios). Y cuando me refiero a como unos payasos no me refiero a haciendo payasadas (que también) si no a esa voz que ponen los payasos como soltando todo el aire a la vez y como si tuviesen algo en la boca que les impide vocalizar. Vamos que no se entiende una mierda, pero tranquilo que vienen las letras.

Sin duda lo más llamativo es la voz y deja un poco en segundo plano lo demás, pero lo cierto es que la parte de los instrumentos es la mejor. Punk a destajo con mucho rostro y ese toque feista marca de la casa. Por citar a los dos grupos emblemáticos de la escena, podemos decir que Mala Leche son una especie de Coneheads cabreados haciendo versiones de los Dumpers. Punk gamberro y muy rabioso, amortiguado en parte por el frío de los sintetizadores y los efectos de guitarra. 

Ambas caras están muy bien, pero si tengo que elegir me quedo con la primera, que compila la primera maqueta, que suena más rabiosa.

Odio el circo y los payasos (como todo el mundo, ¿no?), pero si sé que allí dentro van a tocar estos tíos me sacó la entrada anticipada con tres meses de adelanto. 

Mola mazo.

Mgrtn.