martes, 17 de marzo de 2020

Críticas 126: Sandré, Super Busty Samurai Monkey, X2000

Llevo dos meses y medio sin actualizar el blog porque he procurado no comprarme discos nuevos hasta que acabe de escuchar todos los que tengo en lista de espera (generalmente dejo en lista de espera los discos que no son novedades y por tanto no los publico en el blog). Voy muy lentamente con esta labor (tengo discos comprados hace dos años sin abrir...), pero poco a poco voy avanzando algo. De todos modos alguno he comprado recientemente en conciertos y aquí los reseño.
La verdad es que tengo mono de discos nuevos y de seguir con las críticas. Espero que esto del coronavirus acabe pronto y pueda seguir comprando. Así soy de consumista...



Sandré: “Ave muñón” (LP, Mama Vynila, B-Core, Snap! Clap! Recs)

Desde que hace unos meses la gente empezó a brasear en Facebook con el vídeo de “No”, y tras comprobar que pese al nombre no era otro grupo de pop de moda, me enfrenté a un gran dilema: ¿molan o no molan? No cabe ninguna duda de que este tema en cuestión es un pepinazo incontestable, pero ¿son solo un grupo con un temazo o hay algo más que rascar? En un primer momento no investigué demasiado porque tienen algo que hace que me caigan mal de entrada. No sé si es algo relacionado con la música o si es algo extramusical, no he conseguido saber aún qué es. Posiblemente sea algo de la voz que resulta antipática de entrada, pero la verdad es que me suelen gustar las voces antipáticas y el descaro. La cosa es que tardé unas semanas aún en escuchar más canciones. Cuando por fin me metí en su bandcamp, porque la gente seguía dando la brasa, descubrí que el resto de las canciones no tenían esa urgencia y ritmo frenético, pero tenían otras cosas bastante interesantes. Eso sí, me seguían cayendo igual de mal.

Así que cuando vinieron a tocar a Madrid decidí ir a verles para salir de dudas. El concierto no me disgustó pero no pude evitar tener la misma sensación de que me caían gordos. No obstante me fijé más en las canciones (en el bandcamp paso de una a otra sin dejar que acaben) y me convenció bastante la excelente labor del batería y así como sus composiciones obtusas acompañadas de letras que en ocasiones rozan el surrealismo. Así que me llevé el disco a casa, previo pago, para darle unas escuchas en profundidad.

Ya en casa el disco me gustó bastante de primeras. Me parece bastante original, fresco y descarado. Me gusta sobre todo ese aire destartalado de algunos pasajes y, en general, la sensación de estar pisando un terreno extraño, casi alienígena, pero familiar a la vez. Se muestran en ocasiones bastante infantiles, incluso mongólicos y otras veces se tornan más sesudos, aunque sin abandonar casi nunca esa pose naif impostada y el sentido el humor.

No sé si es premeditado o no pero algo hay del Punk que se hace ahora con toques arties y/o rarunos, pero no llegan a emparentarse ni con Uraniun Club ni con Cruelster ni con BB Eye ni con Sauna Youth… Vamos que no copian descaradamente (como hacen otros y luego van de originales, je). Y no digo que no copien (que no lo sé), digo que al menos no se les nota o al menos no conozco o no he caído en a quién copian. Y digo que no llegan a emparentarse con ningún grupo del “Egg Punk” raruno y alrededores porque tienen ramalazos también del pop actual y de otros estilos. Pero sobre todo porque tienen personalidad propia, que eso es lo más importante.

La voz me gusta, pero no siempre. Aunque hay que reconocer que la mete muchas veces en sitios impensables y que frasea de formas muy imaginativas que solo se le ocurren a alguien sin mucha experiencia. Y eso está de puta madre porque la gente que sabe música y esas cosas ya viene con el defecto de serie y no se atreven a hacer ciertas cosas por no ser “académicas”.

Con las letras me pasa lo mismo: a veces se me atojan algo vulgares, pero otras veces alcanzan niveles sublimes.

Eso sí, en disco el tema estrella “No”, no me ha impactado tanto como en el vídeo. No sé si se trata de otra toma u otra mezcla distinta (o que ya me lo conozco y ha perdido el factor sorpresa), pero suena menos potente y agresivo. No obstante, al ser algo más agudo y destartalado, suena más uniforme con el resto de las canciones. Y, ojo, no deja de ser un hit.

En definitiva: me siguen cayendo mal por algo que aún se me escapa, pero el disco me gusta bastante y os lo recomiendo a todos los que busquéis algo diferente más allá de lo de puto-siempre. Tampoco inventan nada, pero al menos lo que hacen no está tan sobado y no les da miedo construir en terrenos quebradizos.
Mgrtn.




Super Busty Samurai Monkey: “VIII” (8” Autoedición)

¿Conoces esa sensación cuando te compras un disco que parece la hostia, con una portada bonita y además en un formato superchulo y llegas, lo pinchas y te sientes total y absolutamente defraudado porque además te ha costado una puta pasta? Vale, pues multiplícalo ahora por mil.
Así es como te sientes tras “oír” esta nueva entrega (posiblemente la última) de SBMS.

Vale que ya habían hecho experimentos anteriores similares, pero este se lleva la palma porque directamente no es que suene peor, es que “no suena”.

A ver, el disco es, a primera vista, una golosina. Limitado a 20 o 30 copias, ahora no recuerdo. Es además un 8” y en formato cuadrado. Está “impreso” sobre un trozo de plástico blanco a una cara. En la otra cara se han dedicado a “serigrafiar” su logo con spray rosa. La portada está muy bien y no solo porque salgan tetas. Aunque es cierto que vuelven a recurrir a lo del casco y la tía en pelotas, pero bueno, puede entenderse como una seña de identidad del grupo. ¿No hacen Pennywise siempre la misma portada? Pues eso. Además, la carpeta está manufacturada a mano, válgame la redundancia. Vamos que está impresa en un cartón fino y la han pegado ellos mismos con pegamento. DIY por un tubo. Eso sí, prepara 20 euros, que estas cosas limitadas salen caras.

Precioso todo hasta aquí, ¿no? Bien, pues para el carro que ahora viene lo feo. Pones el disco y el sonido es una mierda terrible. Mucho más de lo que cabía esperar ante un proyecto tan casero.
Después de tener que limpiar con alcohol los pegotes de pintura rosa que han caído en la cara en donde están los surcos toca la tarea de disponerte a “escucharlo”. Hay que subir el equipo mucho para poder oír algo por lo bajito que suena, pero eso supone que los petardazos que pega el artefacto de vez en cuando (cada 3 segundos) se amplifiquen y sea prácticamente imposible escuchar decentemente las canciones. Súmale que encima la producción es muy casera también y que además meten mucha suciedad añadida. Y mira que me gustan los discos de noise aberrantes, pero esto no hay por donde cogerlo, en serio…

Por un lado: de puta madre, porque es una pieza casi exquisita y tiene su encanto que sea además un timo. Pero por otro lado: es una pena no poder escuchar estas canciones como dios manda porque molan. He tenido que irme al bandcamp para poder escucharlas, con lo poco que me gusta eso. Para colmo lo tienen programado para que después de X escuchas no puedas seguir adelante sin pagar. Llamo desde aquí a que al menos a los pringados que les hemos comprado el disco (por fetichismo, sí,  pero por apoyarles también, je) nos den una descarga gratuita con los temas en mp3.

Vamos ahora con las canciones.
Si tuviese que hacer la crítica solo con el disco podría decir que son ruidos molestos sin ton ni son, que en ocasiones parece que son cañeros y en otras parece que han grabado una copla antigua debajo de un montón de mierda.
Oyéndolo en internet puedo profundizar un poco más: son 6 temas de electro punk bastante variaditos en donde el minimalismo, las maquinitas, el ruido y el folklore tradicional se pelean dentro de una batidora estropeada.
Las letras como siempre: escasas (generalmente es solo una frase repetida), pero muy acertadas e hijoputescas.
Aunque aprecio los temas más saltarines y locatis, creo que tienen más fuerza los temas más oscuros y calmados. De hecho “No” me parece una genialidad. Rompen completamente con su rollo para hacer un tema muy de principio del siglo pasado, así como en plan piano de cine mudo. Sin duda, mi favorito.

Para mí puede que sea su mejor trabajo. Molaría una edición en vinilo en condiciones.

Mgrtn.






X2000: S/T (7”, Byllepest Distro)

En el bandcamp del sello pone que son suecos y en discogs pone que noruegos. Podría decir que son escandinavos y evitar problemas, pero teniendo en cuenta que Göteborg está en Suecia nos vamos a quedar con esto, ¿no? Posiblemente el error venga de que la distri que mueve el disco es noruega.

Me pillé el 7” tras el concierto que dieron en Leganés en un gran recital de Punk de seis bandas, no carente de problemas de sonido, pero eso es otra historia. Mi agradecimiento desde aquí a la organización por traernos grupos como este.

X2000 nos presentan su primera referencia recién sacada del horno con nada menos que 8 canciones. Practican un HC urgente y descarnado que abunda en sonidos macabros y desangelados. Lo cierto es que tienen mucho estilo, muy en la línea de Institute o Kaleidoscope si atendemos a esa sensación incomoda que provocan en el oído, pero definitivamente bastante más veloces, brutos y podridos.

Destaca sobre todo el sonido de la guitarra con un pedal excesivo que “cristaliza” los riffs y consigue crear una atmósfera bastante fantasmagórica que sobrevuela como un manto de niebla sobre una base de caos controlado y primitivismo.

Aunque no acaban de lograr del todo que las canciones se diferencien. Suena un poco a la misma canción todo el rato. Eso sí, mola mucho el sonido y en un disco tan corto no se hace pesado. Habrá que ver cómo funcionan en un LP…

También me flipa la voz, ”fea” pero alucinante, al estilo Institute también, pero tirando más de garganta. Además las letras están en castellano ya que el cantante es sudamericano. Vienen las letras en el insert por si aún así no las entiendes, jeje.

Excelente y terrorífico debut.
Mgrtn.