domingo, 28 de octubre de 2018

Críticas 196: Runt, Escape-Ism, LCDD




Escape-Ism: "The lost record" (LP, Merge Records)

Y pensar que a punto estuve de no ir al concierto porque llevaba desde el miércoles de concierto en concierto, de doblete en doblete y este era el domingo, cuando estaba ya hecho una mierda. Pero menos mal que fui.

Tras años de deleitar a la peña con grupazos como Chain and the Gang o The Make Up, que la verdad a mí tampoco me entusiasman, o Nation of Ulysses (estos sí que me flipan), Mr. Ian Svenonius se descuelga con este proyecto en solitario que la verdad creo que es la polla. Reconozco que es posible (o no) que hace unos años lo hubiese descartado igual que otros proyectos suyos, pero lo cierto es que a día de hoy puedo afirmar que Escape-Ism me han flipado. ¿Qué decís ahora todos los que me dijisteis que mi gusto era infantil y que nunca maduraría? 

The lost record (2018) es el segundo disco que saca como Escape-Ism. No me pude pillar el primero (2017) también porque se agotó delante de mis narices, cómo me jode eso... Así que comentaré solo este, que al menos es de este año. 

Este tío, además de un frontman increíble, es un genio y creo que eso lo sabe todo el mundo que le haya visto actuar. En este proyecto en solitario (aunque con algunas colaboraciones) se reinventa una vez más y consigue, desde el minimalismo más absoluto una calidez que parece imposible. Caja de ritmos ultra sencilla, algún teclado ocasional, un punteillo de guitarra tan simple como efectivo, que jamás coincide con la voz y, por supuesto, su voz. Creo que están fuera de discusión las cualidades vocales de este señor. Te seduce, te arropa, te traga y te regurgita. 

Desde luego, con su voz, es imposible no sonar un poco a Chain and the Gang por ejemplo, pero aquí abandona por completo la formación clásica de bajo-guitarra-batería del RNR para, increíblemente, seguir sonando RNR, igual pero totalmente distinto. ¿Quién dijo que era imposible hacer algo distinto a día de hoy? En ocasiones me suena a unos Suicide menos ruidosos y desde luego el tío refleja en su música cantidad de influencias que ha ido mamando a lo largo de los años y usos y abusos que ha ido acumulando, pero desde luego se aprecia un esfuerzo por desmarcarse por sonar distinto, pero sin dejar de ser a él. Tiene su sello, pero derrumba barreras. Usa estructuras clásicas y después las mutila sin piedad. Y lo hace todo desde la simplicidad y la sinceridad y eso se nota. 

Me flipa. Dadle una oportunidad.

Mgrtn.  





LCDD: "A todas revoluciones" (7", Discos Alehop!)

Los Caballos de Dusseldorf, tras 3 LPs, llevaban sin dar señales de vida en vinilo desde el 2012 y el año pasado se descolgaron con este 7" que me había pasado desapercibido hasta que el otro se lo pillé en un concierto. 

Como siempre Olaf se corona con uno de sus brillantes dibujos que aparecen sellados uno por uno en las carpetas de este single. Pero, sin duda, lo que hace especial a este artefacto ya aparece sugerido en el título: "A todas revoluciones". Este disco se puede oír tanto a 33 como a 45PM (y me imagino que a 78 también si tu tocadiscos es de esos antiguos).

Qué duda cabe de que su música, que no tiene voz, y que está hecha íntegramente con los Doo Rags que se fabrican a partir de juguetitos y otros artilugios electrónicos, admite la aceleración sin perder solvencia alguna. De hecho, cuanto más rápido más divertido.

Pero no se vayan todavía, aún hay más. Porque además de eso, y esto es lo más especial y lo que hace único a este vinilo, es que tiene dos agujeros. El central de toda la vida y otro, perforado unos milímetros más allá que hace que el disco no giré sobre su centro y el sonido se torne en una hipnótica psicodelia electrónica que te deja el culo torcido. Flipas.

Así, puedes escuchar este disco de cuatro maneras diferentes: agujero 1 a 33, agujero 1 a 45, agujero 2 a 33 y agujero 2 a 45. 

Golosina que debes tener obligatoriamente en casa y enseñar siempre a las visitas.

Mgrtn.







Runt: "Position of power" (LP, La vida es un mus)

Tremendo discazo el debut en vinilo (tenían una maqueta anterior) de esta banda londinense. Pelos como escarpias, en serio.

Practican un Post Punk oscuro y vigoroso que en cuanto te descuidas tira hacia el HC como la cabra tira al monte. Pero, tranquilo, no es el típico grupo que se limita a hacer un ejercicio de estilo (o dos), de esos "de libro". Estos van un poco más allá e intentan retorcer el clasicismo que se autoimponen otros. 
Es casi imposible hacer algo nuevo a día de hoy y más sin salirte de la etiqueta de marras, pero aún así, como una parte de los grupos de Punk actuales (aquellos que no se han quedado estáticos mirando hacia el 77, el 82 o el 93, y se han quedado en el mero revival) Runt intentan aportar algo distinto, algo más disonante, menos sobado. 
Algo que, la verdad, también estaba inventado a finales de los 70, pero al menos permite jugar un poco más con las notas y los ritmos que el clasicismo inamovible que te impone que nota tiene que ser la siguiente casi a punta de pistola. Aunque es cierto que cada vez suena menos original, pero definitivamente es más fresco, más revoltoso y una vía de escape (por desgracia parece que la única).

Lo cierto es que LVEUM lleva un tiempo sacando grupazos con voces femeninas a cuál mejor (Exotica, Efialtis, Woolf, Sial...) pero creo que con este hemos tocado techo, porque lo tiene todo. Tiene la rabia de la cantante de Sial y la de Exotica, pero perfilada por las más malévolas intenciones (y mejor hacer, todo hay que decirlo) de Woolf o Efialtis. 
La voz, auténtica protagonista del disco, combina ambos estilos, los gritos rabiosos de las primeras con ese delicioso tono al borde de la afonía de las segundas. 
De hecho, iba a decir que la voz recuerda bastante a Frau o Good Throb, pero la verdad es que la cantante debe ser la misma ya que acabo de ver que comparten miembros con esas dos super bandas. 

Podemos decir que la banda mezcla una pizquita del estilo más raruno de Good Throb o Woolf con unas pinceladas oscuras de brocha gorda sobre una base de Punk veloz y agresivo más al uso.
La verdad es que es para quitarse el sombrero. Poder escuchar esa voz sobre una instrumentación menos anárquica resulta igualmente delicioso que escuchar a Good Throb.

Tendría que revisar mis críticas de este año, pero creo que tenemos candidato a discazo número 1 del año. Matrícula de honor.

Mgrtn.




miércoles, 17 de octubre de 2018

Críticas 195: Campamento Rumano, Neura, Tipex

Parece que la escena española de Punk (la de Punk de verdad, no mierdas roqueras) está volviéndose a recuperar en un territorio dominado casi únicamente por el HC y el PostPunk y en donde, además, casi todos los grupos Punk se han pasado al Pop. 

Vamos con tres lanzamientos recientes que son además tres debuts excelentes. Por cierto con tres portadazas, cada uno en su rollo, pero portadazas todas.





Campamento Rumano: "El Punk está lleno de sinvergüenzas!!!" (7", Discos Banana)

Bueno, bueno, bueno, pues aquí tenemos uno de los candidatos a 7" del año. 

Este dúo o trío (según las fotos) o quinteto (según los créditos) de Bilbao nos llega con 20 años de retraso, ya que perfectamente encajan en la escena Mongo Punk ibérica que tuvo su esplendor-desarrollo-declive a finales del siglo pasado y principios de este. 
Podrían perfectamente haber sido uno de aquellos grupos que compartían escenario con Webelos (ejem), Rizillos, La Stasi, Las Führers... Creedme, sé un poco de eso. 
De hecho los teclados y las letras tan sumamente mongólicas nos recuerdan inevitablemente a Rizillos. Aunque es cierto que suenan algo más compactos que los de Zaragoza y que esos mismos teclados a veces suenan también a grupos de Synth Punk extranjeros algo más serios, tipo Los Reactors (de hecho el teclado de Nestor es 100% Los Reactors). Pero realmente no se puede hablar de seriedad en absoluto porque, como puedes ver por el nombre y por la portada, la declaración de intenciones es muy clara.

Y, por si queda alguna duda de su subnormalidad, basta con echar un vistazo a las letras: Cocacola en Angola (no, no es una versión del Pogo en Togo), Divorciado y sin custodia, Ser tirano es lo mejor...

Junto a los teclados, el protagonismo se lo lleva también la voz. Voz aniñada mongoloide que tiene un toque personal (muy de agradecer), aunque concretamente en el tema Nestor recuerda un poco a Emilio de La Stasi. Acaban de redondear el producto una batería y un bajo más que competentes (simples, pero impecables) y una guitarra limpia que suena a gloria bendita. 

A decir verdad, ahora que lo pienso igual no encajan del todo en aquella escena Mongo Punk de hace 20 años ya que los cinco temas del disco suenan "impecables" tanto en calidad como en ejecución. Parece como que falta algún fallo garrafal o una sonoridad más Lo Fi para poder emparentarlos definitivamente con aquellas grabaciones que pecaban todas de excesivamente maqueteras. ¿Mongolos (que no humanos) "mejorados"?

Así que igual me he precipitado al hablar de que llegan con 20 años de retraso. Aunque es evidente que retrasados son un poco, pero a lo mejor llegan con 20 años de adelanto. Igual estamos ante la nueva avanzadilla del Mongo Punk. 
Un estilo musical que solo contaba en la actualidad con los resistentes Leonor SS, el único grupo de la segunda generación que aún resiste, y algún que otro estallido que surge de vez en cuando en algún punto de la península pero que desaparece tan pronto como empezó. Esperemos que estos no sean otro fugaz estallido y estén aquí para quedarse y que no tengamos que esperar otros 20 años, que sean la avanzadilla de la tercera generación de Mongo Punk ibérico y que vuelvan a nuestros escenarios los sinvergüenzas,  la cara dura, el gusto por lo simple y el más absoluto desprecio por las canciones interminables de rock duro.

Concierto en Madrid, ¡YA!

Compra obligatoria.
Mgrtn.






Neura: "Escapar" (7", Pifia Records / Discos Enfermos)

Otro debut excelente, sí señor. 

Ya nos dimos cuenta de que estos asturianos tenían mucho que decir cuando nos visitaron. Un directo energético y rabioso, nada impostado, con gente de verdad y no maniquíes cargados de tachuelas esclavos de la moda punk, que  hizo que todos los cazatalentos de la sala, buscando su siguiente referencia, comprásemos la k7 que traían, esperando encontrar el dorado. Y, aunque la maqueta no estaba nada mal, la grabación no los retrataba en absoluto. 

Así que hemos tenido que esperar a escuchar este 7" para encontrar un producto no ya satisfactorio, si no altamente satisfactorio y que supera todas las expectativas. Una pasada, en serio. Puedes poner una foto de este disco en el diccionario al lado de la definición de Punk. Lo tienen todo: sonido, actitud, una voz flipante sin necesidad de caer en la estridencia y, sobre todo, rabia, mucha rabia. Rabia que supura pus tanto cuando pisan el acelerador (en los tres temas de la cara A) como cuando se muestran desesperantemente contenidos (en el tema de la cara B).

De hecho, para mí, es el tema de la cara B, Se ríen de ti, el auténtico hit. Mientras en la cara A podrían emparentarse con un buen centenar de grupos Punk/HC, obteniendo una buena nota, eso sí; es en la cara B en donde realmente ponen los pelos de punta. Siguen en su línea de Punk clásico y sin aditivos de la que hacen gala en todo el disco, pero creo que alcanzan unos niveles de excelencia que se te olvida que están martilleando todo el rato el mismo riff: una tensión, una rabia contenida que acaba por explotar y un pequeño regustillo a Lumpy and the Dumpers sobre todo en la manera de arrastar la voz y recoger todas las putas pelusas del suelo. 

Discazo.

Mgrtn.





Tipex: S/T (LP, Flexidiscos)

A estas alturas ya no es ninguna sorpresa y cualquier aficionado al Punk de este país conoce perfectamente la existencia de este disco. Y es que estos valencianos lo colgaron en su bandcamp hace ya unos meses y nos ha dado tiempo a empollárnoslo mucho hasta que definitivamente ha salido en vinilo. Y eso que a mí no me gusta escuchar discos en el ordenador, pero con este hice una excepción. E hice una excepción porque engancha. Mi intención era escuchar un par de canciones para saber si debía comprarme el disco o no cuando saliese, pero acabé escuchándolo entero una y otra y otra y otra y otra vez.

Cuando les trajimos a Madrid, la primera vez que tocaron aquí, aún no tenían el vinilo pero en la sala (que se petó y se quedó gente en la calle) prácticamente todos nos sabíamos las canciones. 

Tipex practican un Punk sencillo pero ejecutado con precisión (con una batería perfecta) y fuerza, pero eso no basta para sobresalir, como han sobresalido ellos en la escena por encima de bandas ya consagradas incluso. El secreto está en hacer las cosas bien y con pasión, pero tampoco basta. Además tiene que gustar a la gente. Y eso es difícil de conseguir. Sobre todo gustar a tantísima gente de la noche a la mañana. Creo que la clave está en las melodías. 

El disco, con esa guitarra y ese rollito de melodías melancólicas puede recordar un poco a grupos como Nueva Generación, pero no suena para nada a Observers como aquellos. Aunque sí usan y abusan de guitarras brillantes con poca distorsión y de melodías tristonas, apagadas, que al final enganchan tanto como las melodías pop azucaradas, si sabes hacerlo bien. 
Una tristeza dulzona, un pesimismo omnipresente va reptando por el disco, pero te das cuenta solo a medias porque la energía, que derrochan a raudales, te hace bailar a la vez. Y, de repente, cuando menos te lo esperas, el disco termina y descubres que se ha ido transformando y se ha ido tornado en algo más alegre. Poco a poco las canciones han ido despojándose de esa melancolía del principio. ¿O siempre ha sido así? Da igual, quieres más, e, inevitablemente, tienes que ponértelo otra vez y luego otra y otra...

Y, aunque las primeras veces te hace gracia la voz, no es hasta que ya lo has escuchado unas cuantas veces cuando te das cuenta de que realmente la puta magia del disco reside ahí. Ese tono de voz es lo que realmente te engancha. Se escapa por completo de la típica voz femenina aguda y chillona y de la grave e impostada, es un estilo muy personal, que parece incluso anodino, desganado, pero que tiene una tonalidad, que a pesar de ser grisácea, te atrapa, te engancha y no te suelta. Una pasada.

Corre a pillarlo antes de que se agote.

P.D.
Mil gracias por el disco, Oscar.

Mgrtn.









miércoles, 3 de octubre de 2018

Críticas 194: Limassa, Ratas de Sumatra, Generador, Toro Zamora

Quería alargar un poquito más las vacaciones, pero en vista de que llega el frío a la ciudad y se me acumulan los discos nuevos en la mesa del salón no he tenido más remedio que volver a escribir las críticas que tan ansioso esperáis.
vamos hoy con tres 7"s nacionales que acaban de salir.





Limassa / Ratas de Sumatra (7”, Discos de Mierda / Discos Anormales)
2 sellos, 2 grupos, 2 canciones por cada grupo, 2 portadas diferentes (una de las cuales con 2 colores distintos) y todo en ello en ¡una sola cara! La cara B está vacía y te puedes grabar allí lo que te de la gana.

Limassa y Ratas de Sumatra son dos grupos de Málaga que, aparte de compartir una afición desmedida por el Punk ibérico 80’s, comparten también cantante. Y es precisamente la voz la  que le da un aire mongólico a ambos grupos. Ya sabéis, esa voz aguda aniñada entre Larsen y Siniestro Total que vocaliza lo justo como para que entendamos unas letras igualmente mongólicas. Quizás la diferencia más notable entre ambas bandas es que Limassa tocan sin guitarra, solo con un bajo que, la verdad, se basta él solito para llenarlo todo.

Actitud, desparpajo y mogollón de peña con una amplia trayectoria en esto del Punk. Gente de No Picky, Mass Volumen o Estupas en el caso de Limaza y miembros de Inservibles, Dementes o Fango en el caso de Ratas de Sumatra. Personajes que no han evolucionado nada (como debe ser) y que siguen fieles a sus principios. Y, lo más importante, pese a no descubrir nada nuevo y sonar muy ochenteros, consiguen una frescura que ya la quisieran para sí las nuevas bandas estas de mierda que tocan en macrofestivales y que dicen que hacen “punk”.

Divertidos, trepidantes y obligatorios. ¿A qué cojones estás esperando para pillarlo? ¿O es que eres gilipollas?

Mgrtn.




Generador: “Combatir / Me estoy peinando” (7”, Farina Club Discos Jarama)
Pues los chavales de Jarama 45 RPM nos salen ahora con este invento de Farina Club para publicar el debut de este dúo madrileño. Parejita de sobra conocida por cualquier aficionado al Punk y al RNR de este país, ya que son, ni más ni menos que Jesús Horror y Annie Babie de Baby Horror, Reverb Dúo, Los Horror…

Estábamos, hambrientos, sin noticias suyas desde hace un tiempo y ahora nos presentan este, su nuevo proyecto, para aplacar nuestra sed. Aunque la verdad es que nos deja con más sed, ya que son solo dos temas que saben a poco, a muy poco. Y eso es bueno, ¿no? Eso es porque están de puta madre y queremos más mierda.

Comparándolo con su última etapa en Baby Horror, más centrada en el Punk Pop o con Reverb Dúo, todavía más poperos, este nuevo grupo supone un regreso a sus orígenes. Quietos, no nos vamos hasta el Punk radical que hacían con Mal Gusto (jeje), me refiero a la primera etapa de los Baby. Un regreso a las cavernas , a los pantanos, al Garage primitivo y al RNR sudoroso. Y es inevitable pensar en el primer disco de Baby Horror (la de veces que lo habré escuchado…) e incluso en la maqueta. “Combatir” tiene ese tipo de melodía que me recuerde a “La llamada”, ese tema que firmaran hace ya… ¿mil años? Y “Me estoy peinando” también podría haberse incluido en aquellas grabaciones si no llega a ser porque utilizan la palabra “Whatsapp”, jeje. Pepinazos de calidad ambos.

La diferencia más significativa es la ausencia de bajo, ya que, como he dicho, se presentan en formato de dúo: solo batería (además bastante minimalista) y guitarra.

Otro nuevo cromo para nuestra colección. Mil gracias chavales.

Mgrtn.




Toro Zamora: “In Situ” (7”, Discos Anormales)
Bueno, pues por fin está a la venta el 7” de presentación (puede que también de despedida) de este grupo madrileño que cuenta entre sus filas con miembros de Fabuloso Combo Espectro, Pseudoparque, Capitán Entresijos, Travesti Afgano, Los Americanos y un miríada de grupos más.

Presumen de no tener “guitarritas” y la verdad es que no se echa en falta en ningún momento. Solo con la eficiente batería de Camilo, el mágico bajo de Rober y el “tremendo” teclado (tocado con un dedo) de Antonelli consiguen un producto sobresaliente. En momentos, y sobre todo por el teclado, me siguen recordando a Better Beatles (como ya me pasaba con Pseudoparque) y en otros momentos vuelan más allá hacía terrenos a medio camino entre los 80 más marcianos y el futurismo raticuliano.

5 temas muy bien ejecutados, que suenan de puta madre y que tan pronto te harán bailar como querer suicidarte. Creo que no se les puede poner ninguna etiqueta, pero podemos dejarlo en algo así como “Synth Pop / Post Toc”.

A destacar el tema “23F”, mega hit donde los haya, del que además hicieron un vídeo de putísima madre que puedes ver aquí.

Y no puedo dejar de mencionar el tema “Muerte Mortal” sobre el que los componentes del grupo Muerte Mortal hacen un diálogo humorístico muy ingenioso, además de tener las voces de la cantante, Sara, en los estribillos, afirmando que “este tema es un puto caos”. Muy discotequero, pero del rollito que firmaría Poch.

Rara avis. Delicia para los oídos. Mierda de la buena.

Mgrtn.